Desde la Asociación de Propietarios de Farmacias (ASOFAR) advirtieron sobre el brutal ajuste que tuvieron que aplicar muchos enfermos a la hora de comprar los medicamentos recetados, como consecuencia de los aumentos que han repercutido con dureza en el bolsillo de los argentinos. 

«Ni en el 2001 tuvimos esta caída, en aquel año fue del 5%», aseguró Norberto Mañas -presidente de la ASOFAR- a Ámbito Financiero para graficar el panorama actual. 

«La realidad es que el mercado se está concentrando. Muchas farmacias que tenían uno o dos locales no pudieron aguantar la cadena de pagos con las droguerías que le cortan el crédito y tuvieron que cerrar”, advirtió.

Mañas expuso que a lo largo del último año cerraron 500 farmacias en todo el país y que las que lograron mantenerse abiertas afrontan deudas por que las droguerías cortan el plazo y exigen cobrar a 30 días cuestión que no es fácil de aguantar ni sostener en el tiempo.

El ejemplo más claro de la crueldad gravedad de este ajuste, se nota en que muchos pacientes cuando llegan al mostrador de la farmacia no pueden llevar todo lo que necesitan. «La gente elige los medicamentos que va a llevar, eso es algo que no lo habíamos visto. Por ejemplo, un médico receta tres medicamentos y la gente se lleva dos», afirmó.

«Los medicamentos aumentaron un 57%, del 2018 hasta ahora. El primer día después de las PASO vinieron con un 8% de suba. Después hubo un aumento del 12%, que se retrotrajo cuatro puntos, y después de la suba del dólar hubo un incremento del 15% en promedio», reveló Mañas

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here