La fiscal Gabriela Boquín le reclamó a la sala B de la Cámara Comercial que tome una decisión en el expediente sobre la deuda del Correo Argentino, de los Macri, y le señaló que debe abrir en forma urgente el procedimiento de “salvataje”.

Este procedimiento implicaría poner las acciones a la venta y que el posible interesado además diga cómo les pagará a los acreedores su millonaria deuda.

Como es improbable que nadie quiera comprar acciones de una empresa que tiene una deuda millonaria con el estado y que además está en proceso judicial, en rigor podría ser el paso previo a la quiebra.

Y ese es un peligro del que siempre huyeron Macri y su familia, ya que ese proceso de quiebra no sólo afectaría a una empresa que hoy no está operativa, sino que también podría arrastrar a sus empresas activas, Sideco Americana y SOCMA.

El dictamen de la fiscal Boiquín, que tiene fecha 27 de noviembre, ademas suma un detalle para nada menor ya que denuncia que el juez federal Ariel Lijo, quien tiene la causa penal sobre el acuerdo intentado entre el Correo y el Estado para licuar la deuda, retiene el expediente comercial hace dos meses, cuando la ley solo le permite consultarlo durante cinco días. La Cámara se lo exigió ese martes. Ahora habrá que ver si este tribunal avanza en alguna definición.

Ademas la fiscal Boquín señala que ya se produjo “un daño” por “la licuación del pasivo concursal” lo que afecta a todos los acreedores y añadió su alarma por la posible existencia de otras deudas tributarias, denominadas como «pasivos concursales» como la falta de pago de impuesto a las ganancias y a la ganancia mínima presunta, por 600 millones de pesos más otras deudas por 32 millones.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here