La Comisión Provincial de la Memoria dará a conocer en las próximas horas un informe que deja tambaleando al gobierno de María Eugenia Vidal y la gestión de su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo.

El documento denuncia que sólo en 2018 en la cárceles radicadas en la provincia de Buenos Aires se registraron 1.600 víctimas de torturas y otras 6.300 denuncias en el mismo sentido.

Las cifras, evidencian un incremento de 1000 casos más que los recibidos el año anterior y es el correlato inmediato del aumento de la tasa de encarcelamiento y del agravamiento de las condiciones de detención.

“La profundización de las políticas de mano dura y la ausencia total de políticas de prevención, sanción y erradicación de la tortura siguen recrudeciendo la crisis del sistema carcelario y de seguridad”, señalaron desde la CPM.

En las cárceles bonaerenses, se registraron 469 víctimas de 2.428 hechos de tortura. Más del 70% son jóvenes, personas menores de 35 años. El aislamiento y la falta o deficiente atención de la salud son las prácticas más denunciadas.

Las cifras corresponden a un nuevo informe anual del Registro Nacional de Casos deTtortura, que realizan la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), la Procuración Penitenciaria de la Nación y el Instituto Gino Germani y la UBA.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here