consumo
La economía macrista obligó a 7 de cada 10 argentinos a modificar sus hábitos de consumo.

El primer semestre del año concluyo con una caída del consumo del 10,6% comparado con el mismo período de 2018, según reveló un informe privado que destacó que las variaciones en el Gran Buenos Aires al igual que el mes anterior fueron más profundas que en el Interior.

En ese contexto el trabajo de Focus Market titulado «¿Qué paso con el consumo en Julio y en el Acumulado 2019?», indicó que por cuarto mes consecutivo, se observa este fenómeno de encontrar algunas categorías que han llegado a su piso y empiezan a rebotar.

«Recordando que las bases de comparación de años anteriores son bajas, creemos que podemos empezar a ver a partir del segundo semestre -y de no haber algún efecto disruptivo- una paulatina recuperación del consumo en el canal o al menos, desaceleración de las caídas», señaló el informe firmado por Damián Di Pace.

Según el estudio, en la incipiente remontada influyen las paritarias, el pago del medio aguinaldo y el efecto que algunas medidas dispuestas por el gobierno nacional tendrían en el consumo.

«Si hacemos un poco de historia, podemos recordar que en la crisis del 2001 el consumo masivo empezó a recuperarse (tras 11 bimestres de caídas) a fines del 2003 y el crecimiento comenzó a partir de enero 2004 en un dígito superando los 2 dígitos de crecimiento en el 2005», recordó Focus Market.

Por otra parte, el informe destacó que «las transacciones, con una variación del -4,55% vs en el mismo periodo, nos indican que sigue continuando la tendencia de menos unidades por acto de compra».

En ese sentido el trabajo ponderó que «en junio ese indicador fue de 4,51 (frente a 4,65 del año pasado) pero desde abril se empieza a observar una muy leve variación positiva».

Asimismo, el ticket promedio llega en junio a $ 217, lo que equivale a decir que el gasto en cada ocasión de compra se incrementó un 50.4%.

Por otro lado, la variación de precios acumulada de la canasta de consumo de productos empaquetados fue del 54,3%, siendo el rubro «Cuidado Personal» el que presenta un incremento mayor (65%), seguido por Alimentos (58%) y limpieza (56%) y finalmente Bebidas (42%)

En tanto, el 37% de las caídas de consumo se concentran en Bebidas sin Alcohol y los Lácteos. En las primeras lo más relevante se observa en Gaseosas, Aguas Saborizadas y Jugos y en los lácteos, los principales impactos se mostraron en Leches, Yoghurt, Quesos y Postres.

«Dentro de ese marco, la Canasta Básica (y si bien contiene categorías que aun muestran caídas de consumo, como Pan de Molde, Conservas, Yerbas) mostró algunas categorías como Harinas, Harina de Maíz, Arroz, Azúcar, Pastas Secas, etc., con variaciones positivas», completó el informe.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here