El título puede llamar a engaño pero esa la pura realidad. Osvaldo Scavone, de 62 años, trabajada hasta hace un par de días en la conocida fábrica de pastas Villa D´Agri, de donde fue echado de un día para el otro con el argumento de donar pastas a comedores comunitarios.

Scavone cuenta que por convenio, a los trabajadores de la planta les entregan dos kilos de pasta por semana y tomó la decisión, ante la grave situación social que vive la zona de Ciudad Evita y Villa Madero, de juntar esos dos kilos a los que sumaba las donaciones que algnos compañeros le hacían y lograba entregar unos 20 kilos de pastas cada 15 días en comedores comunitarios.

Cuando no llegaba a esa cantidad compraba los productos de la fábrica en un conocido supermercado al que Villa D´Agri le provee y marchaba a los comedores para cumplir con su colaboración voluntaria

Pero hace dos días, cuando llegó a la planta para cumplir su jornada diaria de 8 horas, el gerente de relaciones humanas Alejandro García lo citó para comunicarle que estaba despedido como consecuencia de esas donaciones.

Aparentemente uno de los comedores hizo una publicación donde se alcanza a ver la marca señalando que se trataba de una colaboración.

Colaboración y generosidad que fue repudiada por la empresa -según denunció Socavone- que resolvió echar a un trabajador que no tenía antecedentes en su legajo pero que tuvo el «tupé» de donar los dos kilos de pasta que la empresa les entrega a cada trabajador a personas que los necesitaban mucho más que el.

En tanto, desde la firma emitieron un comunicado desmintiendo las versiones de Scavone y argumentaron que el motivo de la desvinculación se debe a que el exempleado «incumplió el reglamento interno y violó los acuerdos de confidencialidad».

En el texto, Villa D´Agri se presenta como «una empresa familiar de San Justo, La Matanza que da trabajo a 281 personas, con una antigüedad laboral promedio de 15 años y con empleados que los acompañan desde la fundación de la empresa hace 38 años».

Sobre el lamentable episodio explicaron que la firma «cumple con normas de calidad y certificaciones para el manejo y exportación de alimentos y que en ese marco tiene cuatro auditorías al año sobre responsabilidad social y certificaciones de calidad». Además, remarcaron que la firma realiza donaciones de pastas a más de 50 comedores comunitarios, merenderos e instituciones del partido de La Matanza y «que en cada donación aseguran las condiciones de entrega, manipulación e inocuidad de los alimentos».

«La semana pasada debimos desvincular a un empleado por haber incumplido el reglamento interno y violado los acuerdos de confidencialidad», dijeron y aclararon que «en ningún punto del reglamento se establece la prohibición de actividades solidarias y/o donaciones por parte de los trabajadores».

Finalmente explicaron que se procedió al cese de la relación laboral con y al pago en tiempo y forma de la liquidación final del empleado desvinculado conforme a las normas vigentes.

Villa D’agri asegura haberse contactado con el comedor Rayito de Luz para continuar con la donación de alimentos.

print

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here