Casi medio millón de personas en la fiesta popular de la asunción de Alberto y Cristina

Una multitud celebró desde muy temprano el retorno del peronismo y esperó bajo el sol la palabra de Cristina y Alberto para concluir el acto.

La asunción de Alberto y Fernández y Cristina Fernández de Kirchner se convirtió en una verdadera fiesta popular que colmó la totalidad de la Plaza de Mayo y sus cercanías.

Más allá del número, la alegría, la esperanza, la felicidad fueron los ingredientes fundamentales que sobrevolaban la histórica plaza desde muy temprano en la madrugada de este martres.

Un show artístico que arrancó a las 14 con una lista de músicos e intérpretes populares que colmó las expectativas de todos los asistentes y que ayudó a sobrellevar el intenso calor que poco menos que calcinó la plaza desde que salió el sol.

Acaso la multitud que permeneció estoica bajo los intolerables rayos del sol sea sólo comparable con la plaza que hace un año despidió a Cristina Fernández cuando dejó el gobierno un día antes de lo previsto legal y constitucionalmente.

No hubo ni un solo incidente. Ni una sola manifestación de odio o bronca, salvo algun comentario ocasional ante alguna cámara o micrófono que se acercaba para tomar testimonios de lo que significaba para todos los asistentes reste día tan esperado y anhelado.

A media tarde, apenas era posible acercarse caminando con mediana facilidad hasta Avenida de Mayo y Perú.Luego la masa humana se extendía y apretaba por la avenida y la plaza de Mayo en todo su ancho y las diagonales Sur y Norte así como las calles adyacentes al lugar.

No había segmentación etaria. Juventud, madurez y mayoría de edad se mezclaban con naturalidad. Era el pueblo en su mejor expresión. Y todos con una sonrisa a flor de labios, con la esperanza apretada con fuerza en cada una de sus manos.

«Volvimos, sin venganza, con amor, con esperanza, con ganas de trabajar, con unidad.Gracias Alberto» decía una mujer joven sub 40 ante las cámaras de un canal de televisión. Y era cierto. Absolutamente cierto.

Alrededor de las 20 subió al escenario Lito Vitale acompañado de todos los artistas que participaron de la fiesta para entonar una versión del Himno Nacional Argentino que fue acompañado por las miles y miles de personas que estaban en el lugar.

Sólo banderas argentinas, practicamete ninguna partidaria, flameaban de manera permanente durante todo el dia y que se levantaron de manera unánime al entonar el himno.

Nadie se movió de su lugar hasta que a las 20.08 exactamente aparecieron en el escenario Alberto y Cristina, lo que generó una ovación interminable y que se reflejó en los rostros cargados de emoción del binomio presidencial que desde hoy regirá los destinos de la Argentina.

«Yo tambien ahora estoy bien», dijo Cristina al tomar la palabra en primer lugar en el escenario, luego de preguntarle a la multitud cómo estaba que le respondió con un «bieeeennn» que se escucho hasta el infinito.

«Lo que me pasó esta mañana cuando me desperté y me di cuenta que cuatro años atrás me habia despertado en el mismo lugar, en la casa de mi hija Florencia. Aquella noche maravillosa del 9 de diciembre del 2015 cuando nos despedimos en esta plaza» dijo Cristina.

«Aquella noche les dije que aquellos años que habiamos compartido desde 2003, no habian sido magia. Era una Argentina de la solidaridad donde nos importaba lo que le pasaba al de al lado aunque nosotros estuvieramos bien».

«Fueron cuatro años muy duros y tambien fueron duros para quienes fueron objeto de persecucion, para que desapareciéramos como seres humanos casi a traves de la humillacion y la persecucion. Sin embargo pese a todo eso hoy estamos aquí».

«Y quiero decirles que estamos aquí porque tampoco fue magia. Estamos porque hemos unido las voluntades, no solamente las individuales de un dirigente sino la voluntad de millones que creen que es posible vivir en un país diferente y mejor».

«Esa voluntad fue ayudada por la memoria, que no es más ni menos que el saber de donde venimos. Nadie que no tenga memoria, que no sepa lo que ha pasado, dificilmente pueda llegar a ese lugar».

«Nosotros le pusimos a esa voluntad politica de cambio la voluntad del pueblo y la memoria .Pero tambien la hemos moldeado con la humildad que debemos tener todos nosotros para saber que lo colectivo es más importante que lo individual».

«Yo no soy hipocrita, nunca lo voy a ser. Puedo equivocarme y cometer erroes pero ustedes saben que digo y hago lo que pienso. Nunca otra cosa diferente»

«Además también el coraje necesario para llevar adelante las cosas que debemos hacer. No soberbia. El coraje se demuestra en el llano y en la adversidad, no en el poder. Algunos piensan que el coraje y la lealtad es seguidismo a un líder político«

«La lealtad entre la política y el pueblo es a dos puntas. Los pueblos responden a esa lealtad con los dirigentes que sienten que los representan.

Esa voluntad, esa memoria, ese coraje, tiene como objetivo el amor que es siempre lo que mos ha movido, amor al pueblo, a la patria, a los que sufren, a los jóvenes que nunca dejaron de acompañarme. Quiero que lo sepan y también darles las gracias».

Presidente, le quiero decir que usted ha iniciado su gobierno con muy buenos augurios. Ha decidido que esta plaza a la que habían enrejado como un simbolo de division entre pueblo y gobierno, usted ordenó que se retiraran».

Confíe siempre en su pueblo presidente. Ellos no traicionan, y ademas es muy buen augurio el mensje que dio ante la Asamblea Legislativa a su pueblo. Ellos son los mas leales y son los que mas lo van a defender».

«No se preocupe por las tapas de un diario presidente. Preocúpese por los argentinos, que ellos siempre van a estar con usted. Nunca lo olvide».

«Usted presidente tiene por delante una tarea muy dura. Le dejaron un pais devastado, tierr arrasada. Pero nunca se olvide de su pueblo, y cuando se sients s,olo convóquelo porque nunca lo va a dejar solo».

«Quiero decir finalmente en nombre de aquellos que ya no están, porque partieron o porque estan fuera del país, que es fundamental el apoyo, el amor, la esperanza y la confianza que henmos depositado en usted. Gracias Argentina» concluyó Cristina.

Por su parte, Alberto Fernández al comenzar su breve pero enfático discurso, que «la felicidad que nos embarga es enorme por volver a celebrar la democracia»

«Doy a gracias a Dios porque la vida un día me cruzó con Néstor Kirchner y a través de él con Cristina. Y nunca pense que ese cruce me iba a cambiar la vida» afirmó.

«En realidad por la locura del pais o por la nuestra, alguna vez nos istaciamos y nos ree ncontrmos sabiendo que no habia diferencias centrales. Que nos habíamos distanciado por formas y no por fondo y que esa distancia solo favoreció a los que nos destruyeron»

Lo importante es que hoy, en esta plaza, estamos Cristina y yo y estamos juntos para poner a la Argentina de pie. Aprendimos que con nuestra division ellos se hacen fuerte. Por eso se nunca mas nos vamos adividir.

Les pido que me ayuden a poner a la Argentina de pie, terminar con un sistema judicial que favorece a los poderosos y externmina a los opositores.»

«Hoy vamos a dar vuelta una página de la historia. En la que sea más importante el que produce y trabaja en lugar del que especula. Y lo vamos a hacer con todos los que me acompañan y tambien con aquellos que no nos votaron pero que quieren alcanzar ese país en el que yo creo.

Finalmente el flamante presidente aseguró que «vamos a cuidar el bolsillo y los derchos de cada uno de ustedes, fueron muchos años difíciles, máas para unos que para otros. Nos decían que no volviamos nunca más pero esta noche volvimos y volvimos para ser mejores».

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here