De la “Infectadura” a la internación por coronavirus

El intelectual macrista Juan José Sebreli – quien trabaja junto a Marcelo Gioffré en un libro bajo el título: «Desobediencia civil y libertad responsable”-, se encuentra internado en el Hospital Italiano por Covid-19.

Juan José Sebreli

La noticia se conoció a través de un tweet publicado por uno de sus más cercanos amigos, el diputado provocador macrista Fernando Iglesias, quien fue denostado hasta por la estrella del Grupo Clarín, Jorge Lanata.  Sebreli fue Impulsor junto a figuras de las talla de Luis Brandoni, Darío Lopérfido y Fanny Mandelbaum, entre otros, de un extraño vocablo: “Infectadura”; rápidamente tomado como bandera por una comparsa de “libertarios”, neonazis y vecinos de barrios privilegiados de la capital federal, para atacar al Gobierno nacional, a través de posiciones denominadas “anticuarentena”.

A horas de que el presidente de TODOS, Alberto Fernández, anuncie la producción en la Argentina de la vacuna contra el coronavirus, tras un acuerdo con la prestigiosa Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZéneca, cuyo empaquetado se realizará en México para ser distribuida en toda América Latina, se supo que el escritor y sociólogo Juan José Sebreli, de 89 años, se encuentra  internado en el Hospital Italiano con diagnóstico de coronavirus.

«Lamento comunicar que mi amigo y maestro Juan José Sebreli está internado con diagnóstico COVID19 positivo. Juan José está de buen ánimo, pidió libros y sigue trabajando junto con Marcelo Gioffré en el próximo libro. Los mantengo informados cuando haya novedades», escribió el legislador macrista porteño, Fernando Iglesias

Sebreli y Gioffré trabajan juntos en un nuevo libro que se publicará en noviembre bajo el título «Desobediencia civil y libertad responsable», que analiza el presente en relación al coronavirus e incluye un recorrido por las diferentes pandemias de la historia.

La nueva/vieja derecha criolla, vuelve a la carga con una campaña similar a la utilizada hace 65 años, con la diferencia –no menor- de no tener que echar mano a las huestes criminales que bombardearon Plaza de Mayo y fusilaron peronistas, bajo el beneplácito apoyo de “demócratas” radicales, socialistas y conservadores, y la sacrosanta “bendición” de la Iglesia Católica.

En esta campaña, al igual que en aquella, se apunta a la recolonización cultural y a la toma por asalto de la palabra “libertad”, para volver a transformarla en un maniqueo eufemismo, que solo será compartido por quienes integran los sectores privilegiados de la sociedad argentina.

No tienen reparos en dar rienda suelta a sus instintos más bajos, a su miserabilidad, sin importarles las consecuencias mortuorias que acarrearía una apertura total de la cuarentena, en este delicado momento.

Con el solo fin de desestabilizar al gobierno del Frente de Todos, la derecha criolla ansía mirarse en los espejos de Estados Unidos y Brasil, con sus decenas de miles de muertos, para pasar a la Fase II de su estrategia, al “Plan B”: si falla el discurso del “ataque a las libertades individuales”, avanzar con la idea “la incompetencia de un gobierno que permitió que haya miles de argentinos muertos”.

Si el 2015 dejó una enseñanza, fue aprender a no subestimar a nadie en el campo de la política.

Por Maximiliano Borches

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here