El INDEC dio a conocer el EMAE (Estimador Mensual de la Actividad Económica) que para junio último marcó una caída del 0,4 por ciento, acumulando un 2,6 en los primeros seis meses de este año.

Los especialistas prevén que debido a la reciente devaluación del peso y a la caída en los mercados, tras la derrota del Gobierno en las elecciones primarias del 11 de agosto, la actividad económica sufrirá un brusco retroceso en los próximos meses.

La producción agropecuaria -con una cosecha récord tras la peor sequía de los últimos 50 años-, la petrolera de Vaca Muerta y la mayor utilización de transporte asociada con estos rubros permitieron cerrar junio en equilibrio estadístico respecto de igual mes del año pasado.

A finales de julio, los analistas de la plaza financiera incluidos en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el Banco Central estimaron que el Producto Bruto Interno Bruto (PBI) caerá 1,9% este año, pronóstico que seguramente deberá ser corregido tras la brusca devaluacón de agosto y su traslado a los precios y la caida en la actividad económica.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here