Tras la difusión del índice de inflación de julio, que fue del 2,2%, expertos del ámbito económico advirtieron que a raíz del fuerte incremento del dólar y el consecuente traslado a precios de los productos, el porcentaje del mes que viene podría llegar a ser del doble, ya que «rondará entre el 4 y el 5 por ciento», mientras anticipan que «existe el riesgo» de que latasa anual sea similar o superior al 47,6% de 2018, que fue la más elevada de los últimos 27 años.

Así, a pesar de que los datos del INDEC ratificaban la desaceleración del costo de vida que se registraba desde abril último, con un 25,1% acumulado en los primeros siete meses de 2019, el terremoto financiero ocurrido luego de las PASO le pondrá fin a esa tendencia en baja.Si bien la Ley de Presupuesto preveía una inflación anual del 23%, porcentaje ya superado, las últimas proyecciones privadas que recaba el Banco Central indicaban que los precios al consumidor crecerían cerca de un 40% este año, un número que se queda corto para lo que sucederá hasta fin de año, según los analistas.

«Si el dólar se mantiene en los mismos valores que hoy y se sostiene el congelamiento de los precios de los combustibles, el incremento en alimentos debería estar entre 4 y 5% promedio durante los próximos tres meses», explicó a DIARIO POPULAR Isaac Rudnik, director del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI).

En ese escenario, Rudnik consideró que en principio la situación «se mantendrá», más allá de las últimas medidas paliativas anunciadas por el gobierno nacional y reveló que «existe el riesgo» de que la tasa anual de inflación «iguale o supere» a la de 2018, que fue la más alta desde 1991.

A su turno, Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano, fue más lejos y expresó: «A partir de la devaluación y de las turbulencias que se supone van a seguir ocurriendo hasta fin de año, hoy en día hay que suponer que la tasa de inflación claramente va a estar este año por arriba del 50%».

El analista reveló que en nuestro país «un aumento del tipo de cambio implica necesariamente un aumento en el precio de los productos de primera necesidad y por esa razón impacta fundamentalmente sobre el presupuesto de la mayoría de los hogares».

Fuente: Diario Popular

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here