La provincia de Buenos Aires registró un fuerte aumento de la inseguridad: subieron un 63 por ciento los robos, un 55,4 por ciento las estafas, un 50 por ciento los secuestros, y los homicidios en ocasión de robo se dispararon un 25 por ciento.

Los datos difundidos por la Procuración bonaerense en plena campaña electoral no son buenas noticias para la gobernadora María Eugenia Vidal ni para su ladero, el ministro de Seguridad Cristian Ritondo, primer candidato a diputado nacional de Cambiemos en el territorio provincial.

Los datos, que contrastan con el discurso oficialista que hizo eje en el combate a la inseguridad, se desprenden del informe anual sobre el fuero criminal y correccional difundido por el Departamento de Estadísticas de la Procuración General bonaerense.

La directora general de la Comisión Provincial por la Memorial (CPM), Sandra Raggio, sostuvo que «las políticas de mano dura que cercenan derechos son altamente ineficaces para combatir delito, como tanto pregonan. Porque no se implementan para eso, son formas de gobierno, control y represión de los sectores más vulnerables y pobres» agregó.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here