El excandidato a gobernador bonaerense, que perdió las elecciones de 2015 ante María Eugenia Vidal producto de la campaña sucia que le armaron tras señalarlo como «La Morsa», y sindicarle el triple crimen de General Rodríguez que terminó con las vidas de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, tuvo na nueva reivindicación hoy cuando se conoció la entrevista que Ibar Pérez Corradi, preso por tráfico de efedrina y acusado de ser el autor intelectual de los asesinatos, le brindó al medio que conduce Roberto Navarro.

“Ellos estaban esperando que diga cosas de Aníbal Fernández que no eran así y se enojaron por eso”, confesó al portal a El Destape. Según reveló, cuando estaba prófugo en Paraguay, en plena negociación para su extradición a la Argentina, en 2016, Dalmau Pereyra viajó a Asunción para decirle que tenía que involucrar a Aníbal Fernández en el Triple Crimen de General Rodríguez. Este hombre “era uno que estaba en la Agencia Federal de Inteligencia y ahora está en la Embajada de Chile, creo”, dijo.

Según contó, él no les dijo “que iba a declarar eso”, por lo que el buen trato con él duró apenas dos o tres semanas. En este sentido, advirtió: “Ellos (por el Gobierno) quedaron en que me iban a traer las pruebas”, que nunca llegaron.

Finalmente, la extradición se hizo efectiva. Carlos Broitman, abogado de Pérez Corradi, manifestó que su defendido “pidió dos cosas: que lo cuiden, estar bajo el sistema de protección de testigos y que no quería volver al servicio penitenciario federal”.

Este acuerdo fue refrendado por Patricia Bullrich, ministra de Seguridad. Según se explica en la nota publicada por el medio que dirige Roberto Navarro, la funcionaria se comprometió a que Pérez Corradi no estaría dentro del Servicio Penitenciario Federal ni Bonaerense, siempre y cuando brinde los datos que dijo que tenía para brindar, y que su familia iba a ingresar al Programa de Protección de Testigos.

“Bullrich se compromete a que no iba a estar nunca en un complejo federal ni bonaerense”, dijo Pérez Corradi y agregó: “Parece que, como lo dije en un juicio, que la firma de la Ministra de Seguridad vale menos que la palabra de una meretriz transexual adicta al paco. Eso lo dije en un juicio, está la filmación y todo”. Sin embargo, en esas negociaciones él no tuvo contacto directo con la funcionaria macrista, según aclaró.

Consultado sobre la posibilidad de que el acuerdo se haya roto porque él no brindó la información que esperaban que diera, respondió: “Ellos estaban esperando que diga cosas de Aníbal Fernández que no eran así y se enojaron por eso” y agregó que decidió “no mentir”. En comunicación telefónica, enfatizó: “Declaré y decidí no mentir”.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here