Julio Crivelli, presidente de la Cámara de la Construcción, no anduvo con vueltas: en una nota con Ivan Shargrodsky, pidio lisa y llanamente una ley que permita a los empresarios echar a los empleados sin causa y en cualquier momento. En otras palabras, una reforma laboral extrema y a fondo.

Frente a la embestida de Macri en torno de estos temas y su promesa de, en caso de ser reelecto, hacer lo mismo pero más rápido, ahora son los propios empresarios quienes hacen de voceros del presidente y salen a reclamar flexibilización salvaje sin pelos en la lengua

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here