El Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Brasil mantuvo la condena al ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, pero la redujo a ocho años, diez meses y 20 días, y en octubre podría acceder a la prisión domiciliaria.

Cuatro de los cinco ministros del STJ votaron la reducción de la pena al ex mandatario. El magistrado Félix Fischer, relator del Tribunal Superior de Justicia de Brasil, fue uno de los primeros en votar para que se reduzca la pena del ex presidente, condenado el 12 de julio del 2017 y privado de su libertad desde el 7 de abril del 2018 en una cárcel de Curitiba, estado de Paraná. Los otros magistrados que votaron de forma unánime fueron Jorge Mussi, Reynaldo Soares da Fonseca y Ribeiro Dantas.

No obstante y según la legislación local, en caso de que la determinación judicial se sostenga, esa  posibilidad depende de la decisión de otro juicio, previsto para antes de septiembre de este año, por el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región de Porto Alegre (TRF4), en segunda instancia.

La defensa de Lula sostiene que, a pesar de la sentencia en su contra, nunca se logró comprobar ningún delito. Asimismo, hace algunas semanas Lula escribió: “Fui condenado y encarcelado por actos indeterminados, figura inexistente en la legislación penal brasileña. He presentado suficiente documentación que demuestra mi inocencia. Mis acusadores, por el contrario, no han encontrado una sola prueba”.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here