Tras una semana negra para el gobierno, el presidente se dispone a una modificació de raíz en la estructura del Estado. A poco más de 30 meses de gestión, Macri baraja y da de nuevo.

En las transcurso de las próximas horas se prepara una fusión de algunos ministerios que promete terminar con la Ceocracia que llegó al poder de la mano de Cambiemos.

Luis Miguel Etchevehere, ministro de Agroindustria que acaba de despedir 548 trabajadores de esa cartera, sería una de las primeras bajas. Con la cotización actual del dólar, Macri romeprá una de las únicas promesas que hasta ahora cumplió, la eliminación de retenciones al Campo. Suspenderá la baja sostenida al poroto de soja y repondrá las eliminadas al maiz y el trigo. Además, también tributarían todas las exportaciones, incluso las industriales. El ministerio que hasta ahora conduce Etchevehere podría ser absorbido por Hacienda y Finanzas.

También habría previstas modificaciones en la cartera de Educación, que absorbería a Ciencia y Tecnología que hasta ahora conduce Lino Barañao. El ministerio de Energía también está en la mira. Otro ministerios podría correr la misma suerte, se habla de una reducción de entre 7 y carteras, junto con el despido de alrededor de 10 mil trabajadores que reportan en entes cooperadores que tienen convenios con el Estado y contratan personal tercerizado.

El ministro de Modernización, Andrés Ibarra ya tiene listo un borrador que arrasará con  los entes descentralizados que tienen convenios con el Estado y contratan personal tercerizado. De ellos dependen los sueldos de 10 mil trabajadores, que son conocidos en el sector público como «contratados».

Los cambios, de confirmarse, servirán para enviar una señal política como la que reclamaban el círculo rojo, el jefe de de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta y la gobernadora María Eugenia Vidal.

La intención del Ejecutivo es elevar los ingresos, subir la recaudación y bajar el déficit fiscal como ejes centrales para frenar la escalada del dólar, llevar tranquilidad a los mercados y cumplir con las pautas de ajuste que exige el verdadero ministerio de Economía con sede en Washington, el Fondo Monetario Internacional.

print

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here