Los datos preliminares del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) -que tanto los PRO como los Radicales utilizaban para fustigar al anterior gobierno- desnudan lo que cualquier ciudadano de a pie puede verificar con solo transitar la Ciudad e Buenos Aires o cualquier rincón de la Argentina: cada día crece más la pobreza.

El presidente Mauricio Macri se encamina a terminar su primer mandato con un fracaso rutilante en materia de lo que él mismo señaló como el termómetro de su gestión: la pobreza.

TE PUEDE INTERESAR: La Rosada sacó a jugar a Vidal para auxiliar al Gobierno

La devaluación, la falta de empleo, los despidos y la inflación galopante están haciendo añicos el poder adquisitivo de los argentinos. Según la entidad que evalúa los datos de la pobreza, más de un millón y medio de habitantes están en riesgo de caer otra vez debajo de la línea pobreza.

En 2016, el 32,9% de la población, es decir, 13 millones de personas, ya estaban en la pobrza. En tanto que la indigencia afectaba a 2,5 millones.

Además, el 4,5% de los hogares urbanos padecieron inseguridad alimentaria severa, cifra que bajó al 4,4% en 2017, según reprodujo La Nación.

La razón es clara. El observatorio indica que estos hogares “registran experiencias de hambre por razones económicas”, afirmó Agustín Salvia, director del organismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here