El piloto del Boeing 737-300 de Fly Bondi les explica a los pasajeros las razones del “corto vuelito” y pide disculpas. Pero para la empresa, de la que uno de sus dueños es el vicejefe de Gabinete Mario Quintana, “no fue nada grave”.

El avión había tenido un fallo en una de sus turbinas y problemas en los frenos. La empresa publicó en Twitter un descargo que más parece una tomada de pelo a los potenciales clientes y quedó lejos de hacerse cargo del episodio que pudo haber terminado en una tragedia

https://twitter.com/EdgardoRovira/status/955882251362930689

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here