REFORMA LABORAL

El desastre económico de Cambiemos crece cada día un poco más, llevándose puestos a millones de argentinos que ven cómo sus salarios quedan destruídos por efecto de las medidas adoptadas, ninguna de las cuales es en su beneficio sino para favorecer a los ricos cada vez más ricos de la Argentina.

Uno de los mecanismos más destructivos es la devaluación de la moneda. El termótero es la cotización del dólar que en el mercado financiero se cotiza a 19,60 pesos y en el mercado informal a 19,90. Cuando asumió Macri el valor era de 9 pesos por unidad. Dos años más tarde la devaluación es del 100 por ciento.

Todo lo que hace dos años costaba un peso hoy vale, como mínimo, 2. Y durante ese período la recomposición salarial no alcanzó en la mayoría de los casos al 40 o 45 por ciento. Hay un 60 por ciento de pérdida de poder adquisitivo que se esfumo. Lo otro quedó consumido por la inflación que lejhos de disminuir aumenta.

Para los grandes formadores de precios, los productores agropecuarios, los especuladores -que hoy son nuevamente dueños de la Argentina como hace 20 años- que el valor del dólar aumente significa que también suben sus ganancias en muchos casos mal habidas. 

Para los trabajadores y asalariados, los comerciantes, los pequeños y medianos empresarios, cada centavo que sube el dólar  es un mazazo que se le asesta a sus magros ingresos. Con cada devaluación la moneda vale menos y el poder adquisitivo es cada vez menor.

La Argentina que Macri intenta mostrar a empresarios europeos para fomentar inversiones no existe más que en su imaginación. La Argentina verdadera tiene una cara oculta que los grandes medios que acompañan al macrismo ocultan sistemáticamente.

 

VíaPORTAL DE NOTICIAS
FuenteRedacción PDN
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here