Tras una cumbre realizada en Mar del Plata, la CGT que conduce el triunvirato Daer-Schmidt-Acuña emitió un durísimo documento contra el gobierno que podría significar un giro de 180 grados en su relación con la gestión de Cambiemos.

Del encuentro participaron otros dirigentes sindicales que habitualmente no tienen mayor cercanía con la conducción como Hugo Moyano, Sergio Palazzo y Luis Barrionuevo lo que le da a la reunión características de mayor voltaje político.

Tras caracterizar al actual como «un gobierno de CEO’s, directores, accionistas, dueños de empresas nacionales y multinacionales que en una clara afrenta a la ley de ética publica asumían sus cargos con total desparpajo conservando acciones e injerencias en sus empresas» embisten con dureza contra las últimas medidas adoptadas.

Dice el documento que «en estos dos años lo único que han logrado es hacer perder el poder adquisitivo de jubilaciones y salarios, condonar y blanquear las deudas de los evasores, rebajar el sueldo de jubilados, pensionados y programas sociales, llenar las góndolas argentinas con productos extranjeros que conspiran contra el trabajo de los argentinos, endeudar el país de manera inaudita y hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres».

Si bien no hicieron ninguna convocatoria a medidas de fuerza o marchas para protestar contra este panorama -al menos en el corto plazo- advierten que de no mediar una modificación en las políticas «se adoptaran las medidas necesarias en el marco de las herramientas de que dispone el movimiento sindical para defender sus derechos».

Tras dos años de conducta ambigua y que generó el repudio de la clase trabajadora, la postura adoptada tras el encuentro en Mar del Plata pareciera abrir la puerta para un cambio radical en su relación con el macrismo.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here