Sandra Cartasso

El economista y dirigente de la Unión Popular, hoy en el Frente de Todos y actual Director del Banco Nación Claudio Lozano habló en exclusiva con Portal de Noticias sobre varios temas de actualidad central para la ecoomía del país: impuesto a las riquezas, urgente reforma tributaria y el caso Vicentín, el mayor deudor del banco estatal más grande del país.

«Una de las deudas de la democracia argentina es una verdadera reforma impositiva que haga que quienes más tienen más aporten. Porque nuestro sistema impositivo se respalda, al reves de lo que ocurre en otros países del mundo, en los impuestos al consumo» destacó Lozano en el reportaje,

Y puntualizó que mientras «en esos países los impuestos al consumo no representan mas del 30 por ciento de la recaudación, en la Argentina significan más del 70 por ciento. Y cuando el consumo, como ocurre actualmente, se contrae la recaudación baja y de hecho está cayendo estrepitosamente. Un despropósito porque son impuestos sobre lo que uno compra sin tener en cuenta la capacidad contributiva de la persona que los paga.

PDN: ¿De qué manera fucnionan los sistemas tributarios con mayor progresividad en otros países en comparación con Argentina?

CL: En los paíes más desarrollados los impuestos al patrimonio o a las fortunas o las altas ganancias reporesentan mas del 60 por ciento de la recaudación impositiva, en cambio en la Argentina el IVA recauda 79 veces lo que se recauda por bienes personales«.

Por eso en un contexto de crisis provocada por una pandemia como la actual, Lozano conideró imprescindible, aunque sea de emergencia, «que el país reciba un mayor aporte de los actores económicos que tienen mayor capacidad contributiva. Eso con independencia de la letra chica del proyecto; cualquier paso que se de en esa dirección es un paso razonabe.

PDN: ¿Cómo analiza el proyecto presentado en el congreso para gravar las grandes fiortunas?

CL: Lo que el congreso va a discutir es una versión muy moderada porque se va a concentrar en quienes tengan patrimonios por encima de los dos o tres millones de dólares cuando en realidad, creo que el piso deberían ser las tenencias a partir de un millon de dólares, lo que hace que sólo estén involucradas unas 12 mil personas físicas y/o jurídicas.

Lozano reveló que en los registros de la AFIP hay apenas un poco más de 30 mil personas con un patrimonio de más de 1 millon de dólares, pero los informes que el maneja indican que hasta junio de 2019 unas 50 personas concentran aproximadamente unos 58 mil millones de dólares de patrimonio.

CL: En esos informes de consultoras y financieras se constata que son más de 114 mil los argentinos con más de 1 millón de dólares de patrimonio y 1040 los que poseen mas de 30 millones de dólares de riqueza acumulada y apenas 11 personas que poseen mas de 1.000 millones de dólares.

Lozano sostuvo en la entrevista que «esta diferencia deja en evidencia la práctica permamente de fuga de capitales que tienen los principales tenedores de fortunas en la Argentina. Por ejemplo en la era Macri se fugaron 86 mil millones de dólares concentrados en un número muy reducido de personas físicas y jurídicas que tienen en su poder casi el 70 por ciento del dinero fugado. Y eso la AFIP no lo tiene registrado».

PDN: Pero entonces qué es lo que se está discutiendo actuamente?

CL: Lo que se está discutiendo hoy es una contribución puntual en el contexto de la pandemia, pero es necesario que a partir de aquí se discuta una reforma impositiva con mayor progresividad para que los patrimonios y las altas rentas en la Argentna tengan la participación que deberían tener y no se siga castigando a los sectores medios y trabajadores con el peso dominante que tienen hoy en el total de la recaudación tributaria.

Lozano fue enfático en señlalar que «también hay que averiguar la participación de los bancos que colocaron la deuda durante la era Macri y la actuación de los funcionarios que actuaron en esa colocación porque es evidente que si la mayoría de la deuda ingresada fue fugada, hay delitos con responsabilidades penales.

«Por eso creo que en la investigación que lleva adelante la Bicameral del Congreso tiene que haber un detalle de quiénes fugaron el dinero para que cuando se apruebe la reforma impositiva caiga sobre ellos una alícuota más elevada que en el resto de los contribvuyentes por haber actuado de manera ilícita llevándose dinero que correspondñia que se quede en el país.

Respecto de la situación con Vcientín, Lozano sostuvo que «está en una suerte de estancamiento judicial porque la feria impuesta por la pandemia no ha permitido terminar con la evaluación de las acreencias derivadas del concurso de acreedores.

PDN: Por la magnitud de la deuda y por ser el mayor banco público del país, ¿el Nación no podría ser considerado un acreedor privilegiado por sobre los demas?

CL: Si bien el Banco Nación no puede ser considerado un acreedor privilegiado, pese a que es el mayor acreedor de la empresa, sería beneficioso darle un cariz político más que judicial al tema. Por ejemplo, el Congreso de la Nación podría declarar a la empresa de interés público nacional y avanzar en una suerte de estatización de la empresa pero para eso debería haber una actitud que politice esta discusióm y sacarla del ámbito judicial de un simple concurso de acreedores que, por los plazos que conlleva, podría permitir que Vicentín quede en manos extranjeras con el perjuicio que eso traería aparejado para el país.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here