Fueron apenas mil los privilegiados en asistir invitados al salón Jorge Luis Borges de la Sociedad Rural donde esta noche la expresidenta Cristina Kirchner presentó oficialmente su libro «Sinceramente». Entre los destacados asistentes hubo de todo, dirigentes políticos y sociales; empresarios, actores y actrices, cantantes, intelectuales y dirigentes sindicales. Nadie faltó al convite.

Sin embargo, hubo dos personas que recibieron el aplauso del público asistente: la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto y el exjefe de Gabinete, Aníbal Fernández, ambos fueron saludados y ovacionados al ingresar al salón.


Entre los políticos tempraneros figuran los diputados Agustín Rossi, Eduardo “Wado” de Pedro, Cristina Álvarez Rodríguez y Leopoldo Moreau, los intendentes Gustavo Menéndez (Merlo) y Walter Festa (Moreno) y uno de los abogados de la senadora, Gregorio Dalbón. El ex canciller Jorge Taiana, que hace unas semanas activó las reuniones de la comisión de Política Internacional del Partido Justicialista a fin de analizar la coyuntura regional y global, y elaborar ideas al respecto, dijo presente pasadas las 18, al igual que Martín Sabbatella. De quienes alguna vez cruzaron a la oposición y ahora vuelven, dijo presente Felipe Solá. Alejado del Frente Renovador, el ex gobernador busca un lugar como candidato en Unidad Ciudadana.

Una multitud copó la Avenida Sarmiento fuera del predio de la Rural

La primera fila estuvo reservada para las Madres de Plaza de Mayo, tanto Hebe de Bonafini como Nora Cortiñas y Taty Almeida, algunos de los rostros más populares de las dos líneas en las que se dividió la organización.

El Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel también ocupó butaca exclusiva. De hecho, fue de los primeros en arribar, una hora y media antes del inicio de la ceremonia y con el cielo cayendo a pedazos sobre Buenos Aires, a la par de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Contrario a ciertos pronósticos, la lluvia no amedrentró el arribo temprano a La Rural en busca de una buena ubicación dentro de la sala escogida, la de mayor capacidad en todo el predio. Incluso las celebridades como Teresa Parodi y León Gieco optaron por acercarse con suficiente tiempo a la sala Jorge Luis Borges y se movieron entre los invitados con la selecta pulsera azulada que habilitaba el acceso, dentro del cuidado esquema de seguridad.

Durante la presentación de Sinceramente, Cristina estuvo escoltada por la presidenta de la Fundación El Libro, María Teresa Carbano, y el director en Argentina de la editorial Penguin Random House, Juan Ignacio Boido.

«Es un libro del que es difícil encontrar antecedentes»; afirmó Boido, que además apuntó que se trata de un «fenónemo que no tiene precedentes en la demanda y en la respuesta que ha tenido».

Durante la presentación, que se transmitió en una suerte de cadena nacional voluntaria y que alcanzó 36 puntos de rating entre los canales de cable y aire, Cristina se dirigió al millar de personas que colmó la sala Jorge Luis Borges, pero también lo hizo a los miles que se agolparon fuera de la sala y, sobre todo, fuera del predio de la Rural entre banderas y cánticos.

«Alberto Fernández me dijo que tenía que salir a contar la verdad”, sostuvo la exmandataria, quien le agradeció al otro exjefe de Gabinete por darle la idea de escribir el libro. Fue el único dirigente político que estuvo sentado en primera fila.

En relación a la oposición al macrismo, Cristina se mostró conciliadora y señaló que “nadie puede estar en contra de la unidad”. También se despachó con críticas hacia el Gobierno, y con ironía, recordó: “Hoy hay mucho más planes que los que dejamos los choriplaneros”.

“Va a ser necesario algo más, un contrato social de todos los argentinos y todas las argentinas, con metas verificables, cuantificables, exigibles”, consideró la senadora, y añadió: Un contrato social de ciudadanía responsable, que involucra a todos: desde el empresario”.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here