Al reves que en la era del macrismo, cuando la Agencia Federal de Inteligencia destinaba dinero a espiar ciudadanos, armar operaciones y perseguir opositores, el organismo da vuelta la página y se pone al servicio de los ciudadanos.

Su interventora, Cristina Caamaño, le propuso al presidente de la Nación, Alberto Fernández, la reasignación de excedentes presupuestarios por casi 89 millones de pesos, previstos en el presupuesto anterior del organismo todavía vigente.

En una reunión en la Residencia de Olivos, se acordó que los fondos que no fueron utilizados durante los meses de enero, febrero y marzo serán destinados al Ministerio de Salud de la Nación, para fortalecer la estrategia contra el Covid-19.

El dinero formaba parte de los fondos reservados asignados a la AFI durante la gestión anterior -dado que aún no se cuenta con la nueva Ley de Presupuesto- y que «eran utilizados de forma discrecional y sin los mecanismos de control previstos por la Ley de Administración Financiera».

La resolución indica que dada “la situación actual de la pandemia mundial por la que se encuentra atravesando nuestro país, es que en el marco de lo establecido en el artículo 39 de la Ley N°24.156 de Administración Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público Nacional, en caso de considerarlo conveniente” los fondos “se ponen a disposición del Estado Nacional para atender la emergencia sanitaria imperante”.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here