«A Cristina hay que meterla presa». La frase fue pronunciada por el presidente Mauricio Macri en una reunión privada en Barrio Parque con el empresario Cristóbal López en la mañana en la que se realizaba la primera vuelta electoral de 2015. 

Según publica el diario Página12, López se negó a prestar su canal C5N para avanzar en esa persecución y poco después se le «declaró la guerra» y recibió varias «apretadas» por parte del operador judicial del macrismo, Fabián «Pepín» Rodríguez Simón, que terminaron con él y su socio Fabían de Sousa detenidos hasta la semana pasada.

«No contés conmigo», le respondió López a Macri, ante su pedido de colaboración para meter presa a Cristina. Tras su negativa comenzaron las «apretadas» por parte de Rodríguez Simón.

«Ustedes ganaban mucho los últimos años, ahora van a estar 4 años sin ganar nada», fue una de las advertencias del operador judicial del macrismo, según quedó asentado en la causa que investiga Servini. 

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here