Casi como una suerte de corolario de la primera semana de protestas en todo el país por la agobiante crisis y desigualdad social que reina hace 46 años en Chile, 1 millón de chilenos se concentraron y manifestaron en la céntrica Plaza Italia de Santiago para exigir el cambio de la política económica y la renuncia del presidente Sebastián Piñera.

«Chile despertó. No estamos en guerra» podía leerse sobre una bandera chilena inmensa sostenida por cientos de miles de chilenos reunidos bajo la cosigna #LaMarchaMásGrande.

La masiva movilización fue convocada por la Unidad Social, que reúne a más de 70 organizaciones sociales y sindicales, y coronó el octavo día de protestas contra el presidente y el modelo económico chileno en todo el país, a pesar de la renovada amenaza del toque de queda. 

La concentración partió al mediodía de la Plaza Los Héroes y tuvo un emotivo convocatoria en la Biblioteca Nacional, a doce cuadras de Plaza Italia, donde se entonaron canciones de Víctor Jara, cantautor desaparecido por la dictadura de Augusto Pinochet. 

Como no podría haber sido de otro modo, la concentración terminó siendo reprimida violentamente por los carabineros y fuerzas del ejercito que avanzó sin límites con gases, carros hidrantes y balas de goma contra los manifestantes dejando un tendal de heridos y detenidos que hasta ahora no han podido ser cuantificados.

Mientras tanto se aguarda el arribo de la misión de la OEA que investigará las violaciones a los derechos humanos cometidas contra los 528 heridos, los 2840 detenidos y los 19 muertos en una semana de represión sin descanso.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here