Según se publicó hoy en el Boletín Oficial, el gobierno tomó 32 mil millones de pesos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES y casi 176 millones de dólares del Banco de la Nación para pagar vencimientos de deuda a acreedores privados.

Esta es la única prioridad de un gobierno terminado, que el 10 de diciembre debera dejar la Casa Rosada al presidente que resulte electo este domingo. Lo que hizo Macri con las resoluciones publicadas en el Boletín Oficial es lisa y llanamente un desfalco indecente que dejará altamente condicionado en materia financiera al gobierno que viene.

Mientras tanto, la Ley de Emergencia Alimentaria, votada por amplia mayoría en ambas cámaras del congreso de la nación hace más de un mes todavía no fue aplicada.

Se trataba simplemente de una redistribución de partidas presupuestarias para garantizar la provisión de alimentos a los sectores más vulnerables y peor alimentados de todo el país. Pero con esta decisión de hoy queda claro que al gobierno no le importa en lo más mínimo lo que ocurre con el hambre que sufren 15 millones de argentinos

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here