El presidente Evo Morales se impuso en las elecciones presidenciales en Bolivia con el 45,8 por ciento de los votos pero no le alcanzó para obtener su cuarto mandato en primera vuelta y deberá definir en ballotage con el neoliberal Carlos Meza que alcanzó el 38 por ciento de los sufragios.

El escrutinio se plantó a las 2 horas y 20 minutos de haberse cerrado la votación con el 83,76 de los sufragios computados. Con ese porcentaje Evo Morales debería revalidar su victoria en la primera vuelta en un segundo turno por no alcanzar el 10 por ciento de diferencia sobre Carlos Mesa indispensable para ganar sin el 50% más uno de los votos. 

La demora en conocerse el 16,24 por ciento de los votos pendientes, según los medios, distintos analistas y el propio Tribunal Supremo Electoral (TSE), se debía a que provienen del campo, donde el MAS ha mantenido una hegemonía histórica. El voto rural será el que en definitiva decida qué pasará con la continuidad de Morales en el gobierno.

En la hipótesis de un ballottage, se trataría de una elección muy diferente a esta. El MAS iría a esa instancia fijada para el 15 de diciembre con su base electoral intacta, pero competiría contra una oposición que se aglutinaría detrás de la candidatura de Mesa.

Oscar Ortiz, de Bolivia dice NO, anunció su respaldo al ex presidente. Es previsible que el coreano-boliviano Chi Hyun Chung llame a votar por Mesa. Entre los apoyos en las urnas que juntaron el tercero y cuarto de los candidatos suman un 13,18 por ciento, un porcentaje que puede ser decisivo para dirimir el resultado en el ballottage.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here