En el marco de un clima tenso y de enojo, la gobernadora María Eugenia Vidal y el presidente Mauricio Macri participaron de una reunión con el gabinete económico, en la que Vidal aprovechó para reflotar un par de reclamos que quedaron en el aire luego de la última devaluación.

«Hablé con Hernán (Lacunza), le pedí que pensara en la gente y que no se dejara llevar por las presiones políticas» dijo Vidal en la reunión cuando hizo el reclamo de los fondos que se habían asignado un par de semanas atras para tomar medidas que supuestamente permitirían paliar la grave situación económica a los sectores más vulnerables de la provincia.

Sin embargo se encontró con una fuerte negativa del presidente quien señaló que no tendría sentido en este momento destinar partidas a medidas sociales que podrían quedar licuadas si el dólar sigue escalando su precio como hasta ahora.

Lacunza llevó la cuestión a la necesidad de ocuparse en este momento de estabilizar la moneda extranjera antes que a tomar cualquier otra medida porque no hay márgen para el error con el FMI.

Y el otro tema que terminó por hacerle saltar la térmica al presidente es el viejo reclamo que, de modo inesperado para todos, desempolvó Vidal de los 25 mil millones de pesos que la nación le debe a la provincia como parte del denominado Fondo del Conurbano, con el que Vidal señaló que pretendía llevar adelante esas medidas y reducir el déficit fiscal bonaerense.

«No hay plata, y además es inoportuno» le respondieron, con lo que la reunión terminó siendo un escenario de discusión, cruces y pases de facturas entre los propios miembros del gobierno en la que no se logró resolver ninguna medida ni encontrar añlguna solución a la crisis.

Así estamos.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here