La peatonal Florida tiene el porcentaje de locales cerados más alto de su historia

El sector empresario, que fue el que con más fervor respaldó la candidatura de Mauricio Macri para que llegara a la presidencia, hoy se pregunta si tiene sentido para sus propios intereses un segundo mandato, luego de evaluar lo que pasa en el país luego de tres años y medio de gestión.

En un informe que publica hoy el diario Página 12, tambien los comerciantes e industriales medianos y pequeños creen que una reelección de Macri lo único que les traería son más penurias.

Los comercios independientes ubicados en su mayoría en los centros de mayor circulación de gente de la ciudad son los más prepocupados. Los que no cerraron directamente, redujeron su personal y experimentan una brusca caída en sus ventas y, por ende, en sus ingresos.

El dueño de un bar ubicado en la esquina de enfrente del histórico restaurante El Hispano, que acaba de cerrar pocos días atras, fue claro: «hace cuatro años vendía 16 docenas de medias ñlunas por dia, hoy vendo cuatro, usaba 2 bolsas de papas por dia y hoy me duran dos semanas. Tuve que despedir gente, entre ellos a mi propio hijo porque no podía seguir pagándoles. No ve un futuro mejor con Macri otra vez presidente» explicó.

La preocupación es horizontal. De comercios e industrias medianas y chicas a grandes conglomerados como Techint que acordó esta semana un esquema de suspensiones rotativas para los 140 trabajadores de la planta de Siat-Tenaris, en Valentín Alsina, durante seis meses, hasta Car One, de Manuel Antelo, la importante concesionaria de autos que cesanteó a 70 trabajadores también esta semana. 

Héctor Méndez, ex titular de la Unión Industrial Argentina, enfrentado con la ex presidenta Cristina Kirchner en su segundo mandato, militó la candidatura de Macri con entusiasmo y dedicación pero hoy está arrepentido de su voto.

“Esto es comparable con la época de Martínez de Hoz. Aunque es más duro por las expectativas que generó. Uno no esperaba de Martínez de Hoz una acción mejor, sí la esperaba de Macri”, admitió Méndez.

«Sí, no hay ninguna duda, son los peores de la historia. Yo me peleaba con el otro gobierno (de Cristina Fernández de Kirchner). Tuve una relación tensa, por lo menos. Pero yo sabía lo que esperaba de ellos y ellos de mí. Yo dije que el proyecto de Macri era más serio que el de Scioli. Bueno, me equivoqué y me duele haber sido cómplice silencioso de Macri”, reconoció.

Este panorama está sobre la mesa de analisis de los jefes y consultores de campaña de Juntos por el Cambio y están tan preocupados como sus propias víctimas.

Saben que ese descontento no necesariamente ira a traducirse en votos para el Frente de Todos, pero sí saben que van a perder una importante porción del respaldo que supieron obtener al menos hasta las parlamentarias del 2017.

Por eso el síndrome del miedo a Macri, dentro de las filas del oficialismo se traduce en otro que les puede jugar una mala pasada: el miedo a perder.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here