Es una invitación para sacudirse la rutina, olvidar rostros amargos y la mala onda cotidiana. No hace falta conocerse para que el brasilero te reciba de la mejor manera y procure colaborar de acuerdo a las necesidades planteadas. Para facilitar la comunicación el uso del “Portuñol” es una alternativa aceptada desde el respeto y simpatía.

Las excursiones en Rio de Janeiro son variadas, para todas las edades y preferencias. Algunas de las propuestas como tener en cuenta son: dentro del circuito céntrico el Cristo Redentor y el Cerro Corcovado, playas paradisíacas como Ipanema, Barra de Tijuca, Leblon, Copacabana, Santa Teresa, Estadio Maracaná, Los Miradores, Jardín Botánico, Ferias Cariocas, Parque Lage, entre otras.

Muy cerca, algunas propuestas más, totalmente imperdibles, como para ir agendando: Buzios, Cabo Frio, Angra Dos Reis, Paraty, etc. Entornos geográficos soñados, donde el mar se hace presente de manera atractiva, potente, desde una vegetación exuberante en diferentes tonos de verde que brillan al sol…

Más de cien museos para visitar y recorrer. Una gastronomía cuyo plato típico es la “feijoada”, un guisado elaborado con porotos negros, frijoles, alubias y carne. También cuenta con un amplio menú de la cocina internacional.

En cuanto a las bebidas, se destacan las cervezas de producción nacional, la caipirinha, trago realizado sobre la base de cachaca, aguardiente de caña de azúcar y los jugos naturales y licuados de frutas como el maracujá…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here