Asamblea PyME repudió el «lock out» del Campo contra las medidas del Gobierno

APYME sostuvo que la suspensión temporal de exportación de Maíz atiende las necesidades prioritarias de la industria y del mercado local, donde los precios que se pagan a los productores no han disminuido.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) expresó este jueves su repudio al accionar de las entidades que conforman la llamada Mesa de Enlace agropecuaria, las cuales llamaron a un paro de comercialización de granos en rechazo de la suspensión por 60 días de exportaciones de maíz, dispuesta por el gobierno nacional.

«En coincidencia con entidades que agrupan a pequeños y medianos productores, cooperativas y unidades dela agricultura familiar, APYME destaca que la medida gubernamental está dirigida a contener el alza de precios en el mercado interno  de un insumo estratégico como el maíz, que se destina a la producción de cerdos, gallinas, pollos, huevos, ganado feedlot y lechería», destallaron.

La entidad representante del empresariado PyME nacional señaló que la suspensión temporaria de exportaciones se implementa en el marco de un fuerte aumento de los precios internacionales de granos y oleaginosas, que en ausencia de de cupos o regulaciones se traslada “automáticamente” a los precios locales. Los mismos sectores productivos afectados solicitaron acotar los precios internos a niveles razonables.

Además, advirtió que no se impide la venta del maíz sino que se atienden las necesidades prioritarias de la industria y del mercado local, donde los precios que se pagan a los productores no han disminuido. Lo único que se afecta mínimamente es la comisión de los grandes comercializadores multinacionales, ya que la suspensión sólo se aplica sobre el 10% el volumen destinado a exportación de la última cosecha. 

«APYME afirma que la actitud de la Mesa de Enlace expresa el tradicional rechazo corporativo de toda regulación gubernamental por parte de esos sectores concentrados. Difícilmente esas organizaciones representen los legítimos intereses de más de 36.000 pequeños y medianos productores nacionales, beneficiados recientemente con la devolución segmentada de retenciones a la exportación de soja por debajo de las 400 toneladas».

Por estos motivos consideraron que la actitud de esas entidades resulta inentendible desde el punto de vista del interés de los productores y sólo encuentra razón de ser desde una postura de oposición política que se desentiende de sus consecuencias negativas para la industria local y la mesa de todos los argentinos.

Mediante un comunicado oficiañ, APYME llamó a la dirigencia agropecuaria a deponer actitudes antidemocráticas e irresponsables en favor de la apertura a un diálogo superador que contemple los intereses de todos los sectores involucrados, principalmente de millones de argentinas y argentinos que no pueden afrontar aumentos de precios en productos básicos cuando aún  está lejos de remontarse la crisis sanitaria, económica y social.

«La entidad afirma que la recuperación debe pasar por una decidida apuesta a la producción y el trabajo nacional. Esto implica profundizar por parte del Gobierno medidas reguladoras  del comercio exterior de granos que permitan sostener la demanda en el mercado interno, la industria local, la creación de empleo y  las exportaciones con mayor valor agregado. Para eso se necesita fortalecer el papel de un Estado activo y solidario, que impulse decididamente el desarrollo con equidad social y la soberanía sobre los recursos estratégicos de la Nación», concluyó.- 

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here