El presidente electo, Alberto Fernández salió a cruza las falsas informaciones que divulgan los diarios hegemónicos y que buscan sembrar discordia de cara al comienzo del nuevo gobierno de corte popular. En ese sentido, volvió a desmentir que la vicepresidenta electa, Cristina Kirchner, tenga injerencia directa en la conformación del próximo gabinete, así como que Sergio Massa, quien será titular de la Cámara de Diputados, haya perdido espacio político en la conformación.

Sucede que hoy el matutino lleno su páginas con tinta cargada de falacias. Una de sus estrellas, Marcelo Bonelli sostiene que «Cristina Kirchner objetó al menos a cuatro potenciales ministros», dando a entender que ella es la que manda y que Alberto se configura como su chiribita o mascarón de proa.

En tanto, otra espada del multimedios, Pablo de León, sugiere que Sergio Massa perdió espacio político en el Gobierno que inicia el próximo 10 de diciembre. Según sus propias palabras, «grupos K adjudican al jefe del Frente Renovador el posible nombramiento de Martín Redrado en Economía, la especie fallida de que Florencio Randazzo vuelva como ministro de Transporte, el posible arribo de Mirta Tundis al PAMI, la entronización del industrial José Ignacio de Mendiguren al Ministerio de Producción y la más potente, que Diego Gorgal sería el elegido de Alberto como responsable del área de Seguridad en la Nación.

Todo esto fue desmentido esta mañana por el propio Fernández, quien además adelantó que «los que tendrán prioridad serán los que la están pasando mal por eso merecen la primera atención, porque son los que peor están».

De esta manera se refirió Fernandez a las «10 millones de personas que hoy están al margen» por la situación de pobreza en la que viven y aseguró que «tenemos los recursos para resolverle su situación».

Por otra parte, insistió en que los decretos firmados durante estos últimos días por el presidente Mauricio Macri serán revisados, en particular, las «picardías» referidas a las designaciones de último momento.

«Las picardías son sólo eso, picardías, y es de tonto pensar que pueden durar demasiado. Todo eso va a ser revisado», advirtió.

El presidente electo también se refirió a las prisiones preventivas que provocaron detenciones arbitrarias y sostuvo que «están mal detenidos en la mayoría de los casos», y los definió como «presos arbitrarios», y no como presos políticos.

“Un preso político es una persona que fue detenida sin un proceso; en la Argentina lo que hay son detenidos arbitrarios, que es otra cosa, es gente que podría soportar sus procesos en libertad pero los detienen porque son opositores», dijo Fernández en diálogo con radio Colonia. 

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here