La Cámara de Representantes de Estados Unidos dio este miércoles luz verde a un juicio político contra el presidente Donald Trump con los votos favorables de 216 legisladores.

Todos ellos votaron a favor de aprobar el cargo de abuso de poder contra el líder republicano por presiones a Ucrania, con lo que alcanzaron la mayoría simple para seguir adelante con el impeachment. Minutos más tarde llegó la votación a favor de imputar al magnate con otro cargo: obstrucción al trabajo del Congreso.

En un histórico debate, los demócratas acusaron a Trump de haber abusado de su poder con fines políticos y personales al congelar una ayuda militar a Ucrania para forzar al país europeo a abrir una investigación contra Joe Biden, potencial rival en la elección presidencial de 2020.

La líder de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo al inaugurar el debate sobre los cargos contra Trump que los demócratas no tenían «otra opción» que lanzar el proceso contra el mandatario. «Es trágico que las acciones imprudentes hicieran que el juicio político fuera necesario. Él no nos dejó otra opción», dijo Pelosi.

«Es un hecho que el presidente es una amenaza continuada a la seguridad nacional y a la integridad de nuestras elecciones, la base de nuestra democracia«, remarcó más adelante.

Donald Trump se convierte así en el tercer presidente estadounidense que es sometido a un «impeachment» o juicio de destitución. Antes atravesaron el mismo proceso los presidentes Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos exonerados.

Por su parte, el republicano Richard Nixon, involucrado en el escándalo Watergate, prefirió renunciar en 1974 antes de someterse al escarnio público.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here