El aval del FMI a la venta de sus divisas para contener la escalada del dólar durante la campaña electoral y el adiós a la banda de flotación trajo lo que se esperaba: más fuga (salida neta de dólares del sistema bancario) y más misterio. 

Por el lado de la “formación de activos externos” (así se la llama a la fuga), se disparó 32,2% tomando abril de este año y comparándolo con abril del año pasado. 

Los datos del BCRA alarman: solamente en las cuatro semanas de abril, esa cuenta totalizó u$s 2.341 millones, 13,9% más que en marzo. Son u$s 68.388 millones desde que el presidente Macri comenzó su gestión.

Uno de los peligros es que el nuevo esquema cambiario retroalimente los temores de los inversores especulativos sobre la capacidad de pago de los títulos de deuda que vencen el próximo año producto de la pérdida de reservas e impulse de nuevo al alza los indicadores de riesgo.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here