Lo mismo de siempre. Negar la realidad, que se palpa en el ambiente desde hace meses. Minimizar los miles y miles de trabajadoras y trabajadores que se están movilizando en todo el país y en particular en los alrededores de la Plaza de Mayo. El país, para ellos, es otro. Es el que viven ellos, no el país de la miseria, la pobreza, el desempleo, el hambre.

Mientras las columnas de diferentes organizaciones sindicales, sociales y políticas confluyen a paso firme sobre la avenida 9 de Julio para marchar desde allí a la Plaza de Mayo, el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica aseguró que para el «no hay sensación, no hay clima de paro»

Consideró que lo que se ve es una gran movilización más que un paro general de actividades y estimó -según su mirada- que el transporte funciona en un 85 por ciento, cuando es sabido que no funciona la mayoría de las líneas de colectivos, ni los subtes, trenes y aviones.

Por su parte el ministro de Transporte Guillermo Dietrich, anclado en el viejo discurso de echarle la culpa a otros, vinculó el paro a sectores del kirchnerismo que «buscan generar caos».

El funcionario aseguró que la huelga de este martes tiene un claro tinte político y «como los gremios no tienen forma de que la gente se pliegue a la medida de fuerza, intentan mostrar su poder por la fuerza».

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here