El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó una serie de recomendaciones, entre las que sugieren la necesidad de limitar la jubilación anticipada, una reducción en las pensiones y subir la edad para jubilarse, una típica receta neoliberal.

En un documento publicado en su sitio web, el organismo explica “las sociedades en proceso de envejecimiento tienen un mayor número de personas ancianas y es probable que registren tasas de ahorro agregado más bajas”.

Según el organismo internacional de crédito, “en los países con pensiones públicas generosas, limitar la jubilación anticipada o ajustar el tamaño de las prestaciones jubilatorias contribuiría a abordar los déficits de financiamiento”. es decir, menores jubilaciones.

Para ello, apuntan a la relación entre el haber inicial y el salario promedio previo al retiro para reducir el ingreso de los nuevos jubilados.

Según explicó, “en las economías avanzadas, estas reformas han contribuido a que las pensiones sean menos generosas” por lo que “para mantener su nivel de vida en el momento de la jubilación, los trabajadores actuales tendrán que trabajar más tiempo y ahorrar más”.

Este “trabajar más” se traduce en un “aumento gradual de la edad de jubilación del promedio actual de 63 años a 68 años para 2050”, o sea un ahorro del 6% adicional en los ingresos de todos los años para mantener el estilo de vida con una jubilación menor.

Por eso, el organismo propone que los Gobiernos – entre ellos Argentina – deben facilitar “el desarrollo de instrumentos del sector financiero a fin de fomentar el ahorro voluntario y adoptar políticas que alienten a las personas a prolongar su vida productiva”.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here