El presidente Mauricio Macri recibió este martes a los gobernadores para cerrar las negociaciones por el Presupuesto 2019, que será enviado en los próximos días al Congreso para su tratamiento.

“De parte de los gobernadores encontramos un acompañamiento a la necesidad de que el Presidente cuente con un Presupuesto y también el convencimiento de que tiene que ser con equilibrio entre ingresos y gastos”, sostuvo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

En conferencia de prensa tras el encuentro, su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, “la Nación necesitaba la colaboración de las provincias” para reducir el déficit y subrayó que el diálogo le “da un plus, porque da un marco institucional que muestra que no es un Gobierno buscando el equilibrio fiscal, sino que es el sistema político de la Argentina”.

El Presidente le planteó a los jefes provinciales la necesidad de una muestra de apoyo político y unidad de criterios para debatir el presupuesto, de manera de ofrecer así una señal de consenso al mundo, con lo que quiso decir el FMI y Wall Street. Después hablaron algunos gobernadores, en varios casos planteando algunas cuestiones particulares de sus provincias y no mostraron el mismo optimismo que transmitió el gobierno.

El radical correntino Gustavo Valdés, por ejemplo, contó que había recordado el reclamo que mantiene sobre las regalías de las represas Yacyretá y Salto Grande. Sin embargo, resaltó que lo principal del acuerdo por el Presupuesto 2019 es mostrar que “la Argentina está capacitada para trabajar oficialismo y oposición para retomar la senda del crecimiento”.

María Eugenia Vidal, en tanto, subrayó que a esta altura el Fondo del Conurbano ya quedó desactualizado por culpa de la inflación.

El pampeano Verna, al salir de la reunión, se manifestó contrario a otros peronistas como Urtubey: “No nos pusimos de acuerdo ni para hacer un comunicado, que era la idea”.

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, pateó el tablero varias veces. “No hablen por mí”, les reclamó a sus pares más condescendientes. Incluso la posibilidad de tomarse una foto conjunta estuvo en duda, aunque finalmente se hizo. Rodríguez Saá fue el único que le reclamó al ministro “ver” el Presupuesto y éste le contestó que lo tendrá a través de sus legisladores en el Congreso.

En contraposición, el cordobés Schiaretti planteó que se habló de la necesidad de “dotar al Gobierno Nacional de un presupuesto nacional equilibrado y equitativo”.

Es decir, las aguas están bastante divididas y el acuerdo -que no es tan acuerdo- es solo un marco político para que el gobierno tenga una suerte de aval, pero aún faltan conocer los detalles del ajuste que plantea el gobierno y que muchos estiman en 500 mil millones de pesos, algo virtualmente improbable.

Al cierre de la jornada se sumaron los triunviros de la CGT, pero sólo ocho gobernadores se quedaron sentados en la reunión.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here