Tragedia de Once: el maquinista confesó haber anulado los frenos

Dijo ser el responsable de haber desactivado el dispositivo de Seguridad de la formación. "La mayoría lo hace para descansar la mano", reconoció.

A más de ocho años de la Tragedia de Once, donde murieron 51 personas y 789 resultaron heridas, Marcos Córdoba, el motorman de la unidad que colisionó, contó que “anuló los frenos del tren”

“Yo tengo responsabilidad, anulé el dispositivo, pero no lo hice a propósito, nunca imaginé que algo así podía ocurrir”, aseguró el conductor del tren en diálogo con la psicóloga María Dolores Carbia y la trabajadora social Silvina Blanco en un encuentro virtual realizado por Zoom.

La entrevista fue solicitada por la Fiscalía de Ejecución, a cargo de Guillermina García Padín, y ordenada por el juez de Ejecución Penal Jorge Luciano Gorini como respuesta a un pedido de la abogada Valeria Corbacho para que se le conceda a Córdoba la libertad condicional.

Marcos Córdoba, maquinista de la Tragedia de Once
Marcos Córdoba, el maquinista de la formación que colisionó en la terminal de Once y provocó 51 muertos

La entrevista fue solicitada por la Fiscalía de Ejecución, a cargo de Guillermina García Padín, y ordenada por el juez de Ejecución Penal Jorge Luciano Gorini como respuesta a un pedido de la abogada Valeria Corbacho para que se le conceda a Córdoba la libertad condicional.

El maquinista es uno de los condenados por la tragedia. La Cámara de Casación le fijó una pena de tres años y tres meses de prisión de cumplimiento efectivo.

En el marco de esta confesión, el abogado de cientos de heridos en el accidente, Gregorio Dalbón, recordó que él denunció desde un principio la injerencia del conductor y que las muertes producidas por el accidente “deben cargárselas a Córdoba” y no a funcionarios.

Gregorio Dalbón, abogado de un grupo de víctimas de la tragedia de Once

En declaraciones al programa «Mañana Sylvestre», el abogado dijo que, tras un pedido de libertad condicional por parte de Marcos Córdoba, «las psicólogas le preguntaron si se siente responsable, si tuvo que ver con lo que sucedió y él respondió que sí». Así mismo insistió en que en todo momento su postura fue que el motorman tuvo injerencia directa en el trágico episodio.

Dalbón agregó que «no se le pueden cargar las muertes a ningún funcionario público ni a ningún empresario». Además, el letrado cargó contra quienes buscan incluir el rol del Gobierno de la expresidenta Cristina Kirchner en la responsabilidad del accidente. «Si quieren discutir de subsidios y del estado del tren, hay una causa en el juzgado del Dr. Ramos donde se puede seguir discutiendo», sentenció.

“Yo soy responsable de haber anulado el dispositivo del hombre muerto”, reiteró el motorman en otro tramo de la entrevista. Y al ser consultado por los motivos que lo llevaron a tomar esa determinación, contestó: “Es una costumbre, me enseñaron así en la práctica” y explicó: “La mayoría lo hace por momentos para descansar la mano”.

Las especialistas que entrevistaron a Córdoba concluyeron que el maquinista estaba lúcido y orientado en tiempo y espacio en el momento en que reconoció que había desactivado el dispositivo de los frenos. “Presentó juicio conservado, con contenido de pensamiento coherente, sin evidencias de distorsiones cognitivas, alucinaciones o producción delirante”, especificaron en el informe al que accedió el portal Infobae.

“Sus funciones intelectivas básicas (atención, concentración y memoria) no presentaron particularidades. Durante la entrevista se mostró respetuoso y colaborador”, agregaron.

“Respecto de los hechos por los que resultara condenado, se responsabiliza por acciones que considera erradas en el desempeño de funciones negando intencionalidad explícita de cometer un delito, apelando a cierta minimización de los resultados posibles de esa maniobra que consideró naturalizada. Su implicancia subjetivamente en los hechos, de los que se siente en parte responsable, con visible monto de angustia en su relato, lo que denota resonancia afectiva. Manifiesta ideas de culpa y reparación mostrando capacidad empática para quienes resultaron víctimas y sus familias”, detallaron las profesionales.

La cuestión de los frenos había sido eje de polémica en el juicio oral. Pero no fue la única cuestión que había sembrado dudas sobre el accionar del conductor del tren. El test que le realizaron al motorman varias horas después del accidente arrojó un valor de 0,13% de alcohol en sangre, algo que confirma que había consumido alcohol, inadmisible para un chofer profesional de un servicio público de transporte de pasajeros.

Pablo Schiavi, ex secretario de Transporte

Esta mañana, luego de que trascendieran las declaraciones del motorman, el ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi aseguró que “la causa de Once fue la primera causa del lawfare, montada sobre un hecho muy trágico”.

El funcionario, que cumple una condena de cinco años y seis meses por estrago culposo y fraude a la administración pública, aseguró en una entrevista con Radio 10 que durante el juicio “siete peritos dijeron que los frenos funcionaban, pero el juez (Bonadio) consideró que había que poner la voz de uno solo de los peritos”.

Y agregó: “Ese juicio tenía una condena antes de empezar, a nosotros nos habían condenado antes de sentarnos ahí, y generaron la campaña de ‘La corrupción mata’”.

print

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here