El represor Gonzalo «Chispa» Sánchez, involucrado en la denominada causa ESMA e imputado como uno de los co autores del asesinato del escritor y periodista Roldofo Walsh en 1977, fue detenido en Brasil y será extraditado a la Argentina.

Sánchez fue ubicado en la localidad de Paraty, al sur de Río de Janeiro y la particularidad del hecho, además de su protagonismo criminal durante la dictadura, es que será el primer genocida extraditado en medio de la presidencia de Jair Bolsonaro, un exaltado apologista de las dictaduras que asolaron a Latinoamérica durante los años 60 y 70.

Gonzalo «Chispa» Sánchez, en una de las pocas fotos que se le conocen

Según informa el periodista Darío Pignotti desde Brasil, en 2013, durante el gobierno de la presidenta y ex presa política Dilma Rousseff, Sánchez fue preso por por primera vez en Angra dos Reis, también en el litoral de Rio de Janeiro, donde se desempeñaba como ingeniero naval.

La orden de captura fue firmada por el juez Luiz Fux, del Supremo Tribunal Federal. En diciembre de 2017, el Supremo Tribunal Federal hizo lugar por 3 votos a 2 al pedido de extradición presentado por el gobierno argentino sobre la base de un requerimiento emitido por el juez federal Sergio Torres en 2009.

Al genocida Sánchez se le imputan delitos como secuestros, asesinatos, desapariciones y torturas contemplados en la Convención sobre Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y Crímenes de Lesa Humanidad de la ONU.

Estos son los anteojos que llevaba puestos Walsh el día de su asesinato

El detenido fue oficial de la Prefectura y durante la dictadura fue partícipe de los denominados «vuelos de la muerte» e integró el Grupo de Tareas 3.3 de la ESMA, que fue el que abatió a balazos a Walsh en la tarde del 25 de marzo de 1977 en la esquina de las avenidas Entre Ríos y San Juan, en el barrio de San Cristóbal.

print

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here