José Cano, Diputado Nacional por Cambiemos junto al presidente Mauricio Macri.

Tras la imputación judicial contra José Cano, titular del Plan Belgrano por presuntos negociados de alto calibre con Corea del Sur,  un importante sector del radicalismo exige que «de un paso al costado hasta que se aclare su situación judicial».

Este pedido fue formalizado por los legisladores radicales Fernando Valdez y Raúl Albarracín ante la Junta de Gobierno de la UCR de Tucumán. Detrás de ellos está el vicepresidente segundo de la Legislatura, Ariel García, que conduce un espacio enfrentado a Cano.

«Que tenga diferencias políticas no tiene nada que ver con esto; acá estamos hablando de corrupción», planteó García en los últimos días, donde pronosticó que su rival será procesado.

Los legisladores dijeron que la licencia de Cano servirá para «demostrar que el radicalismo nada tiene que ver con hechos de corrupción y que no ejercerá ninguna presión ante la Justicia, ya que se investiga a un funcionario del Gobierno nacional», según informó el diario tucumano La Gaceta.

El frente interno que se le generó a Cano podría complicarle el armado de cara a las elecciones de octubre, donde casi con seguridad encabezará la lista de diputados nacionales de Cambiemos.

Hasta ahora el único obstáculo que se le presentaba era la intención del peronista y funcionario nacional Domingo Amaya de definir las candidaturas en una primaria, algo que desde la Casa de Gobierno rechazan de plano y prefieren la lista única.

Fuentes del radicalismo dicen que a Cano le va a costar sostener su candidatura con un peronismo que lo va a atacar todo el tiempo con este caso para intentar sacarle su bandera de la lucha contra la corrupción.

Esa bandera es la única fuerte que mantiene Cano, ya que con el Plan Belgrano no logró hacer pie con obras para Tucumán, algo por lo que está siendo cuestionado allí y en las provincias vecinas.

 

 

 

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here