La nota de Clarín del jueves que busca exponer a los legisladores que acompañaron la creación de la Comisión Bicameral que investigará las complicidades civiles durante la última dictadura cívico-militar

Luego de operar periodísticamente para imponer al líder de la Alianza Cambiemos, Mauricio Macri en las últimas elecciones presidenciales, ahora el gran diario argentino se ocupa de exponer a los legisladores de la oposición que acompañaron el proyecto del diputado oficialista y abogado laborista, Héctor Recalde, para crear una comisión bicameral parlamentaria que investigue las complicidades empresarias y económicas durante la última dictadura cívico militar.

La iniciativa -que el gran diario califica como´polémica´contó con el respaldo de toda la Cámara baja, con excepción del bloque del PRO, que se abstuvo.

Cuando se conoció el proyecto, -recuerda Clarín en su articulo publicado el jueves- hubo una fuerte resistencia del sector empresario. La Unión Industrial Argentina (UIA), entre otras asociaciones, manifestó su rechazo público. Algunas de las compañías denunciadas durante el debate fueron Mercedes Benz, Ledesma, Loma Negra y Papel Prensa, recuerda el artículo, sin señalar que está última empresa los involucra directamente junto a su socio editorial, el diario La Nación.

También se expresaron en esta línea durante el último Coloquio de IDEA al manifestar su “preocupación” diciendo que “el contenido del referido proyecto resulta inconstitucional en tanto y en cuanto le otorga a unaComisión Bicameral del Congreso, facultades y funciones jurisdiccionales reservadas exclusivamente al Poder Judicial de la Nación”

En contraposición, los empresarios nucleados en APYME (Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios) brindaron su apoyo al proyecto legislativo, cuyas conclusiones deberán estar a disposición de la Justicia para que se juzgue a quienes corresponda por los delitos de lesa humanidad cometidos como cómplices civiles del terrorismo de Estado. «Es un paso indispensable para avanzar en la plena vigencia de los derechos humanos, económicos y sociales de todos los argentinos», manifestaron desde la gremial empresaria.

para clarín, la creación de esta comisión proviene de un proyecto ´polemico´

Bajo el titulo “Los cuatro senadores opositores que ayudaron a los K a aprobar un proyecto polémico” le marcan la cancha a quienes han sido muchas veces mimados por el multimedios, y ahora hostigados por no responder a sus fines. Es el caso de Fernando “Pino” Solanas, Rubén Giustiniani, Magdalena Odarda y Jaime Linares; quienes esta vez participaron de la sesión que permitió la creación de la comisión que indudablemente encontrará en los directivos del multimedios una vinculación directa con los perpetradores del Terrorismo de Estado más sangriento y genocida que haya atravesado el pueblo argentino.

La iniciativa de Recalde crea la “Comisión Bicameral de identificación de las Complicidades Económicas durante la Última Dictadura Militar para la Búsqueda de la Verdad, la Memoria, la Justicia, la Reparación y el Fortalecimiento de las Instituciones de la Democracia”.

Estará integrada por un presidente designado por el Poder Ejecutivo Nacional, cuatro diputados y cuatro senadores elegidos por sus propios cuerpos legislativos. Además, los investigadores de la comisión serán designados previa consulta con la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y organismos del área.

El objetivo de esta bicameral será “elaborar un informe con una descripción detallada de los aspectos más salientes así como de las consecuencias de las políticas económica, monetaria, industrial, comercial y financiera” adoptada por la dictadura que gobernó de facto la Argentina entre 1976 y 1983.

Además, estará a cargo de “la identificación de los actores económicos y técnicos que contribuyeron a y/o se beneficiaron con esa dictadura aportando apoyo económico, técnico, político, logístico o de otra naturaleza”.

El Grupo Clarín tiene mucho que ocultar de esos años oscuros para el pueblo argentino. Y sus socios en el país y en el exterior, también. Por eso le pasa factura a los opositores que se sumaron a tratarlo. “El grueso de la oposición ya había manifestado su rechazo al proyecto y avisó que se abstendría en la votación”, relata.

“Aun cuando quedó instalada la idea de la escribanía -así califica el diario a la mayoría oficialista en la conformación de la cámara- en la mayoría de los casos contaron con alternativos apoyos de sectores de la oposición. Esta vez no hubo excepción y se confirmó la regla: en una tensa sesión en el Senado, cuatro legisladores anti K dieron su apoyo para aprobar un polémico proyecto”, concluye la nota.

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí