El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, recogió el guante tras las críticas del secretario general de La Cámpora, Andrés «El Cuervo» Larroque y, aunque destacó la labor de su cartera, admitió que “es difícil recuperar los salarios cuando la inflación es tan alta”. 

El funcionario del entorno del presidente Alberto Fernández acudió al Congreso en el marco de la defensa del Presupuesto 2023, donde aclaró que la Argentina fue de los países que «menos salario perdió en la región y en el mundo», y destacó que durante 2022, el ministerio que lidera homologó 2700 convenios colectivos de trabajo.

«En cuanto a los convenios colectivos medios al mes de agosto, todavía no pudimos medir lo que está pasando ahora, y pese a la acelerada inflacionaria que hemos tenido, al mes de agosto la inflación acumulada estaba al 56.4% y el promedio de los convenios colectivos estaba en 57.1%», se escudó Moroni. 

Además, agregó: «La realidad es que frente a un fenómeno con inflaciones altas y poco previsibles como la que tuvimos estos meses, la negociación colectiva demuestra que va ajustando salarios, quizás con alguna demora, pero va ajustando salarios con la inflación», amplió el titular de Trabajo».

Asimismo, expresó que la alta inflación genera instancias de negociación y renegociaciones de los convenios para que el salario no pierda ante el aumento de precios, y subrayó que la apertura de paritarias se da en todos los gremios y sectores.

«La inflación genera que tengamos mayor cantidad de negociaciones y renegociaciones. Las reaperturas de las paritarias son permanentes, no se niega una negociación paritaria a nadie”, afirmó Moroni

El ministro insistió: “Nos encantaría recuperar los 20 puntos de salario que se perdieron con la pandemia, pero la Argentina fue el que menos salario perdió en la región y en el mundo. Estamos con un problema inflacionario severo, pero la pandemia existió, perdimos muy poco empleo y solo tres puntos de ingreso real”.

Tras su exposición, el diputado del Frente de Izquierda, Nicolás Del Caño cuestionó la labor de la cartera a cargo de Moroni, a la que definió como «la más cuestionada y requerida» en la negociación paritaria con el Sindicato Único del Neumático, y planteó: «¿Por qué el ministerio a su cargo dejó correr 5 meses el conflicto en el sector de los neumáticos para que se beneficia el más fuerte? No hizo más que favorecer a las patronales salvajes”.

A su parte, Moroni respondió: “En un sistema democrático no existe el arbitraje obligatorio del Estado; eso fue propio de los gobiernos de la dictadura. En democracia, el modo solución de los conflictos es por medio de la negociación entre las partes. En el conflicto del sector de los neumáticos tuvimos 36 audiencias en las cuales yo participé de varias y terminamos con un apretón con Crespo (Secretario general del SUTNA). En democracia a veces los conflictos son largos. Pensar en soluciones mágicas no corresponde”.

print

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí