La decisión del gobierno nacional de pagar en cuotas el aguinaldo de los trabajadores del Estado que cobren a partir de 80 mil pesos en bruto abrió una polémica, en medio de la durísima crisis económica que sacude a todos los sectores de la producción así como a la mayoría de los trabajadores.

La medida ya les fue comunicada a ATE y UPCN, los dos gremios que nuclean a la mayoría de los trabajadores del estado, cuyas dirigencias ya anticiparon que no están de acuerdo con esa decisión, lo que abre un inesperado frente de conflicto con ambas entidades sindicales.

Andrés Rodríguez calificó a la medida de «unilateral» y que no contará con el respaldo de los trabajadores. «En eso no vamos a ceder porque el aguinaldo es un derecho salarial de los trabajadores que debe ser percibido en un solo pago en junio y en diciembre» aseguró.

Desde ATE Capital aunque en un tono menos amenazante, emitieron un comunicado titulado «El aguinaldo no se toca» en el que recuerda que el sueldo anual complementario es una conquista histórica e irrenunciable para los trabajadores.

Y destaca que muchos de los trabajadores del estado son los que están en la primera línea de la lucha contra el COVID-19 con lo que la aplicación de esa medida sobre sus salarios termina siendo una falta de reconocimiento a su entrega diaria ante la situación de pandemia.

El argumento esgrimido desde el Poder Ejecutivo para adoptar la discutible medida es la necesidad del Estado de equilibrar las finanzas en plena crisis sanitaria y económica generada por la pandemia de coronavirus que azota al mundo y el consecuente aislamiento preventivo, social y obligatorio decretado en Argentina.

Tras conocerse la medida, trascendio (sin que hasta ahora haya sido confirmado) que el gobierno ampliaría la medida a los trabajadores del sector privado, lo que complicaría aún más el panorama laboral de millones de trabajadores.

Una lectura simple indica que esa medida podría resultar benefica para micro, pequeñas y medianas empresas, muchas de las cuales han sufrido con mayor dureza los efectos de la crisis económica derivada de la pandemia.

Pero hay un conjunto de empresas de enorme porte, que emplean a decenas de miles de trabajadores y que si bien fueron afectadas, tiene espaldas económicas y financieras suficientes para hacerse cargo sin mayores inconvenientes del pago completo de los aguinaldos de sus empleados.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here