La historia que escribió este joven en las últimas horas es surrealista. Llegó al país manejando desde Brasil sin importarle la cuaerntena que ya tenía días de vigencia. Tras ser detenido en la Panamericana aseguró que “venía de su casa”. Los periodistas le consultaban por las tablas de surf que llevaba en el techo del vehículo y que completaban su look playero de malla, musculosa y anteojos de sol y le preguntaban si tenía la documentación correspondiente para circular. No la tenía.

“Tengo todo porque me gusta tirar facha con cosas en el techo. Me gusta el bochinche”, dijo mofandose de los cronistas que lo interpelaban.

El joven de 27 años y rulos pelirrojos llamado Federico Llamas fue escoltado ayer por la tarde por personal policial a su casa en el barrio de Flores. Pocos minutos después que el móvil policial se retiró de su domicilio escapó con rumbo a la zona de Canning, donde se supone habría pasado la noche para luego emprender un viaje a La Costa vía la ruta 29 que es menos controlada que la Autovía 2.

Esta mañana, luego que se verificó la fuga del surfer y que fue reportado cargando combustible en viaje con sentido hacia la costa atlántica, el juez federal de San Isidro Lino Mirabelli ordenó su captura, que se concretó esta tarde en la localidad balnearia de Ostende, (entre Pinamar y Valeria del Mar).

INFORMACIÓN EN DESARROLLO

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here