El presidente Alberto Fernández sobrevoló en la tarde este sábado en helicóptero el Área Metropolitana de Buenos Aires para verificar el cumplimiento del aislamiento social obligatorio que definió el Gobierno nacional para contener el coronavirus COVID-19.

El mandatario pidió a sus colaboradores tener una vista cenital del primer cordón del conurbano, de los accesos a la Capital Federal y de los barrios porteños para ver la cantidad de vehículos en la vía pública y el trabajo de las fuerzas de seguridad en los retenes.

«Que haya toda la presión social que sea necesaria» , comentó el Presidente en el helicóptero oficial, acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y por el secretario de Comunicación Pública y habitual escolta presidencial, Juan Pablo Biondi.

«Le dio la orden a la Ministra de secuestrar todos los autos que tenga que secuestrar, quiere que la gente tome conciencia de la situación», manifestó un estrecho colaborador presidencial.

Entrada la tarde, el Presidente partió desde la quinta de Olivos y sobrevoló parte de zona norte, zona oeste y zona sur. Monitoreó desde la altura a los partidos de Hurlingham, Morón, Lomas de Zamora, Pilar, entre otros distritos. Y vigiló especialmente los dos anillos de retenes en el límite de la Ciudad y en el Conurbano, con postas en lugares como Puente La Noria y Puente Pueyrredón.

También vigiló grandes hipermercados, donde hasta el viernes la gente se agolpaba para aprovisionarse, y los observó mucho más descomprimidos.

«Vio un grado de acatamiento importante pero está decidido a apretar las marcas para que se cumpla el aislamiento en el tiempo», señalaron cerca de Fernández, aunque de todas formas consideraron que hoy «hubo mucho más acatamiento que el primer día».

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here