El presidente Mauricio Macri no vive en Argentina, quizá pase sus días en Macrilandia, donde todo va por el buen sendero. Aquí, no alcanza el dinero para llegar a mitad de mes, los servicios son impagables, no hay trabajo y la gente tiene hambre.

Sin embargo, anoche se dio el lujo de llamar renovar los esfuerzos con el propósito de «cambiar la historia para siempre» y, si bien reconoció que «falta mucho por hacer», aseguró que «podemos mejorar», y «para eso todos tenemos que ser protagonistas». Así se manifestó el mandatario en la 16º edición de la cena anual del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), que se realizó esta noche en la Rural.

En su discurso, el Presidente enumeró supuestas acciones alcanzadas durante su gestión, especialmente en materia de energía, lucha contra el narcotráfico, obras públicas y educación, frente a un auditorio de empresarios, sindicalistas y políticos. Macri estuvo acompañado por casi todos miembros del gabinete nacional.

El discurso de Macri en la cena del Cippec

En un tramo de su discurso, el jefe de Estado destacó como una singularidad que por primera vez en la historia de la Argentina se «entró en una crisis con unas reglas de juego y se está saliendo de la crisis con las mismas reglas de juego». Contrapuso esta situación a escenarios planteados en tiempos pasados del país.

«Estamos atrapados en el tiempo, con los mismos problemas, y siempre se utilizaron las mismas recetas», apuntó, pero destacó que «esta vez decidimos hacer algo distinto», al sostener las «reglas de juego» pese a los problemas que trajo aparejada la crisis.

Recordó, siempre enfocado en ese punto, que «de los últimos 100 años, 77 tuvimos déficit fiscal», y «tuvimos ocho defaults».

«Siempre tuvimos las mismas recetas para salir de esas crisis. Tipo de cambio fijo, control de precios, atraso en las tarifas, cepo entre 2011 y 2015», años en los que recordó Macri «destruimos el 32 por ciento de las exportaciones, cambiamos reglas de juego y mentimos con las estadísticas».

«En los últimos 50 años el país que menos creció fue Sudáfrica», dijo y agregó que la Argentina fue en ese lapso el «segundo que menos creció de los que se miden».

«Falta mucho para hacer pero podemos mejorar y para eso tenemos que ser todos protagonistas, ser parte», arengó, al tiempo que valoró que «lo estemos haciendo en libertad».

Reconoció que se está «en un momento de gran incertidumbre política. Lo que hay que hacer es demostrar que entendimos y ser protagonistas», puntualizó.

«Creo en ustedes, confío en ustedes, por eso me decidí a tomar esta responsabilidad única. Hoy creo más en todos ustedes que hace tres años y medio», manifestó.

«Hay mucha gente que espera que no especulen, que den todo por ellos», dijo el Presidente dirigiéndose a los representantes de la clase dirigente presente en la cena, a quienes aconsejó recordar que la sociedad viene esperando una profunda transformación: «Los invito a que sean la generación que cambie la historia para siempre», concluyó.

print

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here