El retiro espiritual de verano en Chapadmalal parece una excusa para prolongar las vacaciones y juntarse a pasar un buen rato. Aunque en esta oportunidad quedo manchado por el Andorra-Gate, Macri se aseguró que sus funcionarios disfruten de un fin de semana en camaradería.

“Nuestro encuentro tiene que ver con el valor en el equipo”, le dijo el presidente a los perioidistas acreditados en el lugar..

El gabinete arribó el jueves a la noche y salmón con ensalada mediante se acomodo en las cabañas del complejo.

Temprano en la mañana del viernes, algunos aprovecharon para jugar tenis y paddle. Mientras tanto, en otro rincón la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el Secretario de General de la Presidencia, Fernando De Andreis, ensayaban lo que dirían al mediodía ante la prensa en relación al escándalo del “Andorra Gate” y el revés judicial para el policía Luis Chocobar.

Mientras el presidente Mauricio Macri dice que opina del caso Chocobar «como un ciudadano más» y aprieta a la justicia para que revea el caso, su equipo hizo cerrar una playa en Chapadmalal para que Juliana Awada -que al parecer no es una ciudadana más- realice sus sesiones de gym junto a su personal trainer.

Fuerzas de seguridad hicieron desalojar a las personas que disfrutaban del mar, quienes tuvieron que tomar sus pertenencias y marcharse del lugar para que la señora haga su ejercicio.

La Unidad Turística Chapadmalal se encuentra ubicada frente al mar, a 23 kilómetros al sur de Mar del Plata, y tiene chalets, pileta, canchas de tenis, helipuerto, playa propia, muelle y mirador.

En la casa la número tres se ubicaron los ministros de Agroindustria, Miguel Etchevehere, de Modernización, Andrés Ibarra, y Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios. El ministro de Justicia, Germán Garavano, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, pasaron la noche en la casa cinco.

Sólo el Presidente y Gabriela Michetti tienen habitaciones privadas. Los secretarios privados del Presidente durmieron en la casa número dos.

En la número seis se ubicó el Secretario de Medios, Jorge Grecco junto al secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, quien más temprano salió a defender a su número 2, Valentín Díaz Gilligan, acusado de ocular un millón de euros en una cuenta de Andorra.

La casa cuatro fue asignada a las ministras de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y de Seguridad, Patricia Bullrich. La siete quedó para Emilio Monzó, Mario Negri, Adolfo Rubinstein y Lino Barañao. En la ocho pasan noche Jorge Triaca y Juan José Aranguren.

Federico Pinedo, en tanto, comparte la casa nueve con Sergio Bergman mientras que la once quedó reservada para Marcos Peña y Guillermo Dietrich.

El ministro Luis Caputo, en el ojo de la tormenta por sus offshore en paraísos fiscales, comparte la casa número doce con Gustavo Lopetegui.

La trece fue para el canciller Jorge Faurie, los ministros Nicolás Dujovne, Francisco Cabrera, Alejandro Finochiaro y el asesor presidencial José Torello.

En la cabaña catorce se ubicaron Luis Naidenoff y Carlos Vignolo y en la diecisiete pernoctan Rogelio Frigerio, Oscar Aguad, Gustavo Santos, y Pablo Clusellas.

En medio de un discurso de austeridad y de ajuste, el Gobierno gastó un monto exorbitante en el catering del “retiro”. Según publicó el portal El Disenso, el Presidente destinó un monto de casi 2 millones de pesos para la organización del evento.

La operación se hizo a través de la Dirección General de Administración, que abrió la Licitación Privada 23-0036-LPR17 bajo el nombre de “CATERING CHAPADMALAL”.

print

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here