Alejandro Cacetta
El prodcutor cinematográfico tuvo que irse del INCAA luego de una operación con denuncias truchas.

Rebelarse contra el poder no es gratuito. En los últimos meses, casos como el de Isela Constantini en Aerolíneas Argentinas y Carlos Regazzoni en el Pami, son algunas de las muestras que desobedecer al triunvirato que conforman Marcos Peña, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, puede apurar una pronta salida del gobierno y Alejandro Cacceta no fue la excepción.

En los tres casos hay un denominador común que llama poderosamente la atención, eran tres funcionarios -queridos por sus pares y subordinados- que no quisieron aplicar el ajuste requerido por la Casa Rosada, y se negaron a implementar una ola de despidos en las empresas o dependencias que administraban. Los tres fueron renunciados.

Tiempo atrás el productor cinematográfico tuvo que salir a admitirse «no kirchnerista»

En el caso de Cacceta, llamó poderosamente la atención, las denuncias por corrupción formuladas por el periodista, de estrecha relación con el gobierno, Eduardo Feinmann, y el flamante nuevo oficialista y antikirchnerista, Alejandro Fantino. Ambos lanzaron desde el programa que conduce Fantino en las noches de América, fuertes denuncias por corrupción contra el titular del INCAA. Tanta fue la sorpresa, que hasta el oficialista, Juan José Campanella salió en las redes sociales a bancar al productor cinematográfico.

Fuentes consultadas por este medio revelaron que la orden de sacar del Incaa a Cacceta vino directamente de la jefatura de Gabinete de Ministros.

Luego de la salida forzada del hombre del productor cinematográfico, la industria salió a bancarlo y rechazaron cualquier posibilidad de corrupción por parte de quien conducía los destinos del INCAAy le reclamaron al gobierno «consenso y diálogo» en la toma de decisiones.

En un extenso comunicado conocido anoche, los representantes del sector recordaron que «Cacetta llegó al cargo a partir de un consenso general de toda la industria, que postuló su nombre en una asamblea democrática en acuerdo con el Ministerio de Cultura de la Nación, un hecho sin precedente en la cultura nacional».

«Es por este motivo que el pedido de renuncia resulta sorpresivo y supone un cambio en el concepto de institucionalidad y transparencia que, desde el Ministerio de Cultura, se impuso oportunamente al momento de elegir a las autoridades del INCAA», advirtieron.

También defendieron «la integridad personal y profesional» de Cacetta y rechazaron «las imputaciones de supuestas irregularidades o hechos de corrupción que, con absoluta liviandad y falta de rigor, fueron formuladas públicamente».

Tras enumerar diversos «hitos» de su gestión, como la puesta en marcha de la Cinemateca Nacional, el plan «Las escuelas van al Cine» y la puesta en valor a los Espacios INCAA, INCAA TV y la plataforma ODEON (CINE.AR), entre otros, los firmantes de la declaración recordaron que «para afianzar estos logros es indispensable seguir en el camino de la institucionalidad».

Pidieron al respecto «trabajar en conjunto entre el Estado y las entidades que nuclean a todos los trabajadores del sector, apegándose a lo que indica la Ley de Cine».
«La toma de decisiones sin consenso ni diálogo, no hace más que replicar las prácticas que necesitamos abolir de una vez y para siempre, si lo que se busca como país es tener un proyecto de mediano y largo plazo, industrializado, económicamente sustentable y culturalmente desarrollado», finalizaron.

print

2 Comentarios

  1. EL INCA SE LLEVÓ GRAN PARTE DEL DINERO Q PUDO RESTAR POBREZA. SEGURO Q SOBRA CORRUPCION. Si Cacceta se durmió. No sabe Administrar. Como dice F. Iglesias: DATO MATA RELATO. No alcanza camiseta de Honesto. Las Cuentas deben cuadrar. A muchos les tocan los Intereses. Sean Coherentes muchachos!.

    • Che Selva, chequeá de donde salen los fondos que administra el INCAA y después hablamos. El dinero del INCAA no se usa para restar riqueza. Fijate. Besitos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here