El final se veía venir. Tras su retorno definitivo, el 20 de junio de 1973, el general Juan Domingo Perón ya no era ni de cerca el mismo que habíamos visto en años anteriores. Deteriorado físicamente, Perón regresaba al país tras 18 años de exilio forzado a tratar de poner en orden una nación sacudida por la violencia política y los enfrentamientos internos.

Su ascenso por tercera vez a la presidencia, en las elecciones generales de septiembre de ese año, en las que se impuso con más del 60 por ciento de los votos, hizo olvidar apenas un poco la certeza de que el líder justicialista entraba en el declive de su vida.

Y con mucho esfuerzo, con avances y retrocesos, desandó los meses que faltaban hasta aquel fatídico 1 de julio de 1974. En la Quinta Presidencial de Olivos, su médico personal confirmaba la infausta noticia que fue comunicada oficialmente apenas comenzada la tarde de aquel día.

Fue un cimbronazo. Todos sabían que la salud estaba deteriorada al máximo y que su vida pendía de un milagro. Pero esos todos negábamos la posibilidad de que Peron muriera. «¿Cómo que se murió Peron?» fue la pregunta que millones de argentinos nos hicimos tras escuchar la noticia que sabíamos inevitable.

Pero era la verdad. Perón había muerto. Y con su muerte, se iban las esperanzas y la confianza y la alternativa soñada de alcanzar aquellos días felices, que fueron y serán peronistas.

Los funerales del general Perón, acaso hayan sido los más masivos junto con los de Eva Perón primero y de Néstor Kirchner mucho después. El dolor por su partida impregnaba el aire.

El silencio que se «escuchó» pocas horas después de conocerse la noticia fue tan intenso que es imposible no recordarlo. Un silencio apenas quebrado por un llanto, un grito de «viva Peron carajo» y no mucho más. El líder que había vuelto para promover la unidad de los argentinos y la restauración de un país avasallado por dictaduras, yacía en su cama del dormitorio principal de la residencia presidencial.

Hubo dos tapas de diarios que reflejaron la muerte de Perón de manera emblemática. Y no recurrieron al remanido título de mencionar por su nombre al sujeto de la muerte.

Un verbo en tienpo pasado le bastó a Crónica para decirlo todo. No había otro muerte. Ni otro muerto. ¿Quien si no el, era el sujeto de la desgracia? Acaso la mejor portada de un diario, en la historia contemporánea del periodismo escrito.

Noticias era el diario de la organización Montoneros, que ya había roto con Peron poco antes de su muerte, cuando sus militantes fueron echados de la Plaza de Mayo, en el que fue su último discurso en los balcones de la casa de gobierno.

Aqui, el título es un adjetivo. Y no había otro. El más exacto. El que reflejaba el sentimiento popular. Y sin embargo no se privó en su bajada de destacar «el fragor de la lucha política que lo envolvió». La frase encerraba claramente el enfrentamiento interno que hizo que el peronismo estallara en mil pedazos, facilitando así la llegada de la sangrienta dictadura cívico militar del 24 de marzo de 1976.

El archivo de la Radio y Televisión Argentina conserva las imágenes del 2 de julio, cuando comenzaron oficialmente las exequias del ya ex presidente argentino. Imágenes que nos eximen de incluir aquí cualquier comentario. Inútil por otra parte.

Hoy la Agencia Nacional de Noticias Télam a través de su área de Radio, ṕublicó un podcast con un emotivo recuerdo del general Juan Domingo Perón de quienes lo conocieron y trataron en vida con frecuencia. Con la palabra del general antes de su muerte y con conceptos que claramente se encuadran en la etapa que hoy vive la Argentina. Su mirada siempre estuvo adelantada a su tiempo.

Portal de Noticias tiene la obligación de recordar al mayor líder político de la Agentina del siglo XX y uno de los más trascendentales del mundo, a 46 años de su muerte. ¡Salud general…adondequiera que este!

print

1 Comentario

  1. El icono numero 1 de la decadencia Argentina, creador de las mafias sindicales, empresarias y políticas. Tipo nefasto y dictador, fundador de la vagancia y la mala educación, emulo de Mussolini y con alta debilidad por prostitutas que llevo al poder. Un parásito en toda su expresión!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here