A pocos días del arribo a la Argentina de la presidenta internacional del Grupo Santander, Ana Botín, las autoridades del banco en nuestro país resolvieron despedir de manera salvaje a 500 trabajadores de diferentes sucursales.

La agresiva actitud de la patronal tiene ver, precisamente, con las decisiones que se toman en la sede central del banco en España que, pese a las millonarias ganancias contadas en euros que registra, lleva adelante un plan implacable de achicamiento y reducción de personal.

Precisamente ese plan se lleva a cabo también en nuestro país y los trabajadores, con el respaldo del sindicato bancario que conduce Sergio Palazzo, realizan protestas y acampes para exigir la reincorporación de los despedidos y denunciar los comportamientos antisindicales de las autoridades del banco.

Nuestro colega Marcelo Cena de Prensa Mac se acercó hasta una de las sucursales en las que se realizan los acampes, en Bartolomé Mitre y San martín, en pleno microcentro y dialogó con los trabajadores en lucha.

Marcelo Cena dialoga con los trabajadores en uno de los acampes que reclaman la reincorporación de una trabajadora despedida bajo presión en el marco del ajuste que ordenó la empresa desde España.

La Asociacion Bancaria emitió un comunicado a propósito de la próxima llegada de la presidenta del holding en el que, entre otras cosas, la declara «persona indeseable» y anticipa las acciones a seguir en el marco del plan de lucha.

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here