MACRI CONTRA LOS TRABAJADORES

Por Gabriel Eiriz – @gabrieleiriz

Este lunes 10 de diciembre se cumplieron tres años de gobierno del empresario Mauricio Macri, y con este aniversario se confirma uno de los fracasos más grandes en la historia de la democracia argentina, que también celebró su trigésimo quinto aniversario. Sólo el gobierno de la alianza que encabezó Fernando de la Rúa, que tuvo a varios de los mismos protagonistas que hoy componen la coalición Cambiermos, logró una perfomance tan paupérrima y dañina como la que ostenta el jefe de Estado.

Sin ninguna duda, el mayor fracaso de esta gestión tiene que ver con la economía, una área que, pese a las advertencias sobre los efectos de un gobierno de corte neoliberal, se esperaba fuera su mayor fortaleza.

Ninguna de las promesas de Macri en materia económica se cumplieron. Algo que reconocen -puertas adentro- en el propio gobierno.

Sin embargo, no todo tiene que ver con el dinero, el sitio Chequeado demostró que el mandatario es un mentiroso serial, sólo cumplió 2 de las 20 promesas que hizo para llegar al poder.

Entre las incumplidas está el compromiso de que los trabajadores no pagarían más el impuesto a las Ganancias; la construcción de tres mil jardines de infantes; “crear trabajo, cuidando el que tenemos”; alcanzar la “pobreza cero”; bajar la inflación a un dígito e implementar la computadora en primer grado, como hizo durante su paso por la Ciudad de Buenos aires.

De hecho, las únicas promesas electorales cumplidas por Macri, que ya se habían logrado en 2016, fueron “extender la Asignación Universal por Hijo e incluir a los hijos de monotributistas” e “impulsar la ley del arrepentido”.

Cambiemos llegó al gobierno con la máxima que rezaba «sabían hacer, en términos económicos lo que el kirchnerismo no pudo o no supo en sus doce años» de gestión. Sin embargo, fueron palabras al viento ya que no solo no se mejoró lo que no estaba bien, sino que se empeoró todo lo demás.

En pocas palabras, Macri se llenó la boca explicando que Argentina no podía seguir en un tren en el que se lograba un crecimiento temporal y luego, irremediablemente se volvía a entrar en crisis. El ahora presidente solía decir a quién quisiera escuchar que «la clave estaba en lograr un crecimiento sostenido que se consolidara en el tiempo y permitiera alcanzar a los países desarrollados y en esa empresa, «ganarle definitivamente al flagelo de la inflación». La madre de todos los males. Pero nada de eso sucedió.

Durante la campaña presidencial de 2015, Macri se canso de cancherear sobre su supuesta capacidad para lograr bajar la inflación, al que solía llamar «impuesto a los pobres». Llegó a decir que su gestión debía ser evaluada desde esa perspectiva. Luego vino la promesa de bajar la pobreza, que al igual que la batalla contra la inflación, tampoco se cumplió.

La inflación, solía decir, es la vara que mide el fracaso de un gobierno, y el presidente esa batalla la perdió de manera aplastante.

Los números son lapidarios, en tres años Macri acumula una inflación del 155%. En términos de crecimiento, lejos de lograr algo, el acumulado en este período arroja un balance negativo, -1.3% se achicó el PBI. Sin embargo, si se considera el PBI per capita, la caída es aún mayor, ya que se debe considerar el crecimiento de la población, que aumenta en 1% anual. De esta manera, Cambiemos consolidó un rumbo que lejos de encaminarse hacia el desarrollo, arrasó con el empleo, la industria y las pymes nacionales. 

20152018
DEUDA SOBRE PBI26,1%
53%
INFLACIÓN23,6%47,6%
DÓLAR$9,5$39
RIESGO PAÍS555+700

CUADRO COMPARATIVO 2015-2018

Según manifestó un nutrido grupo de empresarios nacionales, que el pasado jueves 6 de diciembre acudió, al borde de la desesperanza, al Congreso Nacional en busca de un auxilio legislativo, cierran 25 pymes por día, con su consecuente pérdida de puestos de trabajo. En 2018 se calculan más de cien mil nuevos desempleados y en tres años cerraron más de 9600 pequeñas y medianas empresas. «Nos prometieron una sala de primerso auxilios y nos entregaron una sala velatoria», sintetizó Eduardo Fernández, presidente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) sobre sus encuentros con funcionarios de Cambiemos,

ierran 25 pymes por día, con su consecuente pérdida de puestos de trabajo. En 2018 se calculan más de cien mil nuevos desempleados y en tres años cerraron más de 9600 pequeñas y medianas empresas.. «Nos prometieron una sala de primerso auxilios y nos entregaron una sala velatoria», sintetizó Eduardo Fernández, presidente de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) sobre sus encuentros con funcionarios de Cambiemos,

El dólar, otra promesa de Mauricio Macri se disparó exponencialmente, devaluando el peso en un exhorbitante 291%. Por el lado de los alimentos, si se quiere los productos de mayor necesidad dentro de los decíles más vulnerables de la población, acumulan aumentos promedios del 205%, contra salarios que se depreciaron mucho, horadando fuertemente el poder adquisitivo de los trabajadores. 

Si de tarifas se trata, los argentinos sufrimos incrementos desproporcionados. Esto se configuró como la mayor transferencia de recursos, desde el sector de trabajadores y asalariados, hacia los grandes empresarios energéticos. Los grandes ganadores del modelo, que no casualmente son cercanos o íntimos del presidente.  El gas tuvo incrementos de casi 750%. La electricidad 1644% y el agua más de 512%. En tanto el transporte 217%.

En materia de endeudamiento, dilapidó todo el financiamiento que podía conseguir el país en los mercados internacionales y el local. Endeudó a los argentinos en más de 80 mil millones de dólares. Una vez cerrada la canilla, tuvo que acudir al fondo, donde consiguió 57 mil millones de dólares adicionales. Es decir, al término de su gobierno habrá tomado deuda por un valor escalofriante, 137 mil millones de dólares. Ni la dictadura se atrevió a tanto. Así, Macri deja a quien lo suceda con vencimientos impagables. LA verdadera pesada herencia.

El presidente Macri insiste en que no hay otro camino. El presente debe ser de privaciones y menor calidad de vida. Y el futuro será de argentinos que tendrán que conformarse con menos. Así lo demuestran los íjndices de pobreza, la gran apuesta de Macri para evaluar su gestión. Hoy, a un año de terminar su mandato la pobreza aumentó a un escalofriante 33%, y aún no se midió el impacto de la última devaluación.

Hasta aquí, una simple enumeración de datos duros que ponen blanco sobre negro y dan por tierra con el relato M. Lo único cierto, es que desde que asumió Mauricio Macri, los argentnos vivimos mucho peor.

Los número de Macri según el CEPA:

print

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here