Al menos 720 personas resultaron heridas en enfrentamientos policiales efectuados este domingo en Cataluña contra centenares de personas que querían votar en el referéndum independentista prohibido por el gobierno central español.

Imágenes que ya están dando la vuelta al mundo muestran a efectivos de la policía cargando con brutalidad inusitada contra los votantes en uno de los centros de votación. Manifestantes que lograron escapar del accionar policial afirmaron que la violencia es indescriptible y que han usado balas de goma para cargar contra ellos.

El presidente catalán Carles Puigdemont, denunció “el uso injustificado, irracional e irresponsable de la violencia por parte del Estado español”. Según él, la imagen exterior del Estado “ha seguido empeorando y ha llegado hoy a unas cotas de vergüenza que lo acompañarán por siempre”.

“Será el Estado español el que deberá explicar al mundo lo que ha hecho hoy en Cataluña”, abundó la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, después de votar.

La Policía Nacional y la Guardia Civil, dos cuerpos que enviaron unos 10.000 refuerzos a Cataluña, irrumpieron en numerosas escuelas de toda la región para incautar urnas y papeletas, a fin de impedir la consulta, prohibida por la justicia española.

El propio Puigdemont no pudo votar en el polideportivo donde había previsto hacerlo inicialmente, ya que la Guardia Civil entró en él por la fuerza y tomó su control.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, arremetió también contra el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, que por el momento guardaba silencio. “Un presidente de gobierno cobarde ha inundado de policía nuestra ciudad. Barcelona ciudad de paz, no tiene miedo”, escribió en un tuit.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here